lunes, 15 de octubre de 2012

Half Trisur Sevilla 2012: ¡Reto conseguido!



Hola a todos los amiguetes y fans de STPYP!!!

Pues como no podía ser de otra manera, pongo broche de oro a la temporada triatlética 2012, con otro finisher en un Half IM, esta vez, en el marco incomparable de mi ciudad y con la compañía de amigos, conocidos y familiares, a los cuales tengo que agradecer su compañía, sus ánimos y todo el cariño demostrado durante este fin de semana... La verdad es que algunas veces me siento abrumado de estar tan bien rodeado. Pero bueno, mejor voy a contaros todo lo acontecido, espero que os guste, porque ha sido un finisher de los más currados, he sufrido de lo lindo y me he vaciado al completo, no os podía fallar... Y es que no haberlo preparado nada, y luego la lesión del Aquiles, han sido demasiado, por lo que el obetivo era terminar. Jo, y ya van tres Half en un año y medio, me parece increíble.


1. Prolegómenos.


¡Qué tranquilidad! Eso es justamente lo que más pensaba el día antes, sin tener que organizar plan de viaje, ni maletas, ni nada, y sin tener que desplazarnos en coche para ir a la prueba y al briefing... Con organizar lo del día siguiente, teníamos bastante, que lujazo... Eso ha sido lo que más me ha gustado de la prueba, la comodida que da la cercanía, que diferencia.

Así que el viernes, por la tarde y sin prisas, allá nos fuimos mi compadre Antonio Vega "ErGrande" y yo para la charla técnica y dejar la bici. Como siempre, empezamos a ver maquinones, cuerpos esculturales y mucha trubu del triatlón de Larga Distancia, que ya empiezo a conocer al menos de vista. Fue increíble también darme cuenta de la cantidad de gente que conozco, fue una pasada... Cada 5 metros de camino a boxes me paraban para saludarme, es lo que más valoro del triatlón, sin duda, ese espíritu de compañerismo y la camaradería entre adversarios y compañeros al mismo tiempo.

Luego, a dormir, y a las 6, en planta, que tocaba desayunar e ir a la prueba.


2. Natación




Llegada al CAR de La Cartuja, dejarlo preparado todo y a enfundarme el neopreno... Luego, todos al agua del río Guadalquivir - sorprendentemente para mí, a muy buena temperatura y bastante limpia- y bocinazo de salida. El circuito era fácil, haciendo una sola vuelta, un rectángulo bien medido de 1.900 metros, desde el CAR hasta el puente de la Barqueta y volver... No se flota tanto como en el mar, pero mola nadar con tanto espacio, y al menos no tragué agua, algo que temía muchísimo antes de empezar. Natación sin ni un golpe, y bastante rápida, no llegando ni a 39 minutos, pero no lo suficiente tal y como venía nadando últimamente, esperaba más, pero la mejora se nota y me deja satisfecho, aunque me queda la espinita de que podía haber ido mucho más rápido, detalle este que a posteriori da mucho coraje.

 
Con el amiguete Charlie, y el Grande, que parece que está cantando Ópera el tío... Jajaja...


Luego, T1 en 4:49, manifiestamente mejorable. pero hasta aquí todo mejor de lo esperado, iba contento y feliz, a ver cuánto me duraba la alegría y lo fácil que iba... :)


3. Ciclismo.




Empezaba el sector ciclista con muy buenas sensaciones, a mi ritmo y adelantando bastante más gente de la que me adelantaba, me encontraba genial e iba cogiendo el ritmo del que sé que soy capaz... Lo peor era ver la cantidad de gente TRAMPOSA que no respetaba las normas de NO DRAFTING y que iban en auténticos pelotones que me costaba mucho adelantar o dejarlos marchar, gentuza así no cabe en el triatlón de larga distancia, me dan mucho asco... Pero ya lo que me remató fue que encima me invitaran a unirme a un grupo mientras me pasaban... "Yo no hago trampas, sinvergüenzas!!" les grité, y encima me mandaron insultos de todo tipo, estaba indignado, que asco me da la gente así, prefiero quedar el último siendo legal, que hacer eso... Y luego irán chuleando a sus amigos y familiares fardando de lo guays que son, sin darse cuenta de que tienen  la misma catadura moral que los que se dopan, por poner un ejemplo. La diferencia entre meterse en un grupo o no, es brutal.

Entre una cosa y otra, pierdo un poco la concentración y las pautas de beber y comer, y llegando a la Venta El Alto, empieza mi calvario particular, empezando a no ir fresco y con dificultad... La falta de kilometros me va pasando factura, y llego a El Ronquillo, con ganas de que acabe todo ya. Luego, me dejo caer hasta el comienzo de la Media Fanega y empiezan los calambres en el cuadriceps e isquiotibial de cada pierna, por lo que tengo que bajar el ritmo a lo mínimo para poder seguir y a poner el modo "Ricardopordiosllgacomosea". Iluso de mí, esperaba que la vuelta fuera mi fuerte y poder darlo todo, pero se ve que no era mi día, encima el viento castigando cada vez más, en contra totalmente... Pero lo peor eran los calambres, y que iban en aumento si apretaba aunque fuera un poquitín más de la cuenta. Y así llegué a boxes de nuevo, con cara de pocos amigos, adelantado hasta por el apuntador y con un tiempo acorde a lo que llevaba entrenado últimamente y que me recordaba que no se puede menospreciar una prueba de tal calibre.

Llegando a la T2, no podía casi ni bajarme de la bici sin sufrir calambres

Al final, 94 kms, a 25 km/h de media, con 1000 de desnivel+, 3:46, me iba quedando de los últimos, buuuaaaaaaaa... La T2, en 2:59, muy mala también, porque estaba bastante tocado ya.

4. Carrera a pie




Me había  dado tiempo a pensar demasiado sobre la bici, y había sopesado el retirarme con bastante seriedad, creo que por primera vez en un triatlón, ni siquiera en el Ironman lo había pensado con tanta serenidad y tan cerca de hacerlo... Pero que me esperara mi gran amiga, Inma Indiano a la salida de la T2, me puso el compromiso moral de intentarlo y de seguir luchando hasta el final, hoy puedo decir que gracias a ella, he podido terminar, porque estaba demasiado al límite de mis fuerzas físicas y mentales... Su compañía, ánimos, generosidad, amistad y un millón de adjetivos positivos más hicieron que tirara para adelante como fuera... Y fue así, ni más ni menos, sólo pude correr los 3 primeros kilometros sin calambres, a partir de ahí, un calvario, teniendo que parar prácticamente a cada kilómetro, luchando llorando de rabia y de impotencia, pero también de dolor, de sufrimiento, de orgullo herido, de verme tan atrás por primera vez en mi vida en una carrera... Es más que duro, durísimo, ahí me di cuenta de lo duro que puedo llegar a ser, quizás nunca llegue a ser un gran triatleta, pero en dureza mental no me gana nadie. Aguantar 21 kms en las condiciones que llevaba, es un auténtico infierno, el lema de Salou "duro como una roca" volvió a mi mente y me lo repetía una y otra vez, no valía rendirse, mi hija y mi mujer me esperaban en la meta.

Encima de todo lo que llevaba encima, por un error grave de la organización, no había agua en ningún punto de avituallamiento, por lo que me veo mendigando agua a turistas y vendedores de pañuelitos de papel -qué patético -, aunque tenía su puntito humorístico que me hacía sonreir un poco. Una pena este error, ya que la organización estaba resultando impecable, peor este fallo emborrona y mucho la prueba, seguro que toman nota y el año que viene no ocurre, se merecen una nueva oportunidad.


Con Inma, sin ella no lo habría conseguido

Y sufriendo como un perro, llegaba a meta, de la manita de mi hija, medalla al cuello y otra muesca más, marcada a fuego. Tiempo final, 2:14 la media maratón -qué pasada, la más lenta que he hecho jamás - y un triste 6:48 en el global, casi 7 horas de sufrimiento, que merecen la pena cuando miro atrás y veo a toda la gene que tengo alrededor y que sigue creyendo y confiando en mí, pero que me recuerda que hay que preparar bien una prueba así si no se quiere sufrir hasta el final. Lo que es siempre mi punto fuerte, esta vez era mi calvario, paradójico ¿Verdad?.

Por todo, este triatlón me deja bastante satisfecho, si bien no a nivel de marcas, que han sido peor que mediocres, obviamente, sí a nivel de recursos personales para salir adelante, de dureza mental y física, y de adaptarme y recomponerme ante las adversidades. Ha sido como un cursillo acelerado de no rendirse en la vida ante nada que se ponga por delante. ¡Estoy contento! Al fin y al cabo, le leif motiv de todo esto es poder entrar con mi cría de la mano en meta, y eso sí que lo he vuelto a conseguir. :)

¡Ah, Caletero! Como te prometí, me puse tu visera para la prueba, ya ves que no miento nunca. ;)

Entrando en meta, quedaban escasos metros

5. Agradecimientos

Esta vez, sólo voy a personalizar en dos amigos:
- Mi entrenador Nacho Jaén, que no se merece tener un pupilo tan malo como yo en lo deportivo, y que me aguanta estoicamente día a día... Es un superclase, y va a volar alto el año que viene. Es mi fabricante de sueños, no ve nada imposible para mí. Siempre estaré en deuda contigo para devolverte parte de lo que me das, amigo.

- Mi amiga Inma, a la cual le dedico este Half Ironman, ya que no lo habría podido hacer entero sin su ayuda. Siento haberte asustado con mi agonía, mis lamentos y mis paranoias, pero es que estaba demasiado al límite, espero que me comprendas. La próxima, seré yo quien te ayude en carrera y te haré que bajes de 1:50 en media, te lo prometo. Un millón de gracias.

Y ya, sin personalizar para no olvidarme de nadie, quisiera dar las gracias a todos los amiguetes y familiares que me esperaron en meta a que entrara, a los que me abrazaron, besaron, felicitaron y animaron tras llegar. Es un lujo, un honor y un orgullo formar parte de vuestras vidas... No tengo palabras en mi repertorio para agradeceros tantos detalles.

Paula y Begoña, os quierooooooo!



Y así termino el año triatlético, con 1 Ironman, 2 Half IM y 1 Sprint... No ha estado nada mal, la verdad, jamás pensé que pudiera hacer tanto en un año. Ahora toca recuperarme bien, curar mejor aún la tendinitis del Aquiles y volver para una temporada de carreras a pie de larga distancia que está a punto de empezar y que traerá nuevas sorpresas y aventuras para el 2013.

Un abrazo fuerte, amiguetes, y mucha salud para todos!

lunes, 8 de octubre de 2012

Sí, sí, sí... ¡Me voy al Trisur!





Hola amiguetes y fans mundiales de STPYP!!!

Qué sí, que este sábado haré mi segundo Triatlón distancia Half IM de la temporada, el Trisur Triatlón... ¿Hay mejor manera de poner el broche de oro a esta temporada -para mí- inolvidable? Un half, en mi casa, por las carreteras donde suelo entrenar y rodeado de mis amigos y familia, no me lo perdería por nada... Pero antes de seguir, tengo que dar las gracias a Juanlu Beltrán, por la gentileza que ha tenido conmigo y que ha hecho que pueda cumplir el sueño de hacer este triatlón como punto (y aparte) de la temporada 2012... ¡Gracias amigo!

Para los que no lo sepan, este triatlón constará de 1900 metros de nado en el Río Betis a su paso por la capital de Andalucía, después un recorrido "durito" de bici hasta El Ronquillo y vuelta (93 kms) y una media maratón por las calles de mi ciudad, la vieja Híspalis, para disfrutar sin presión, sin nervios y sin agobios de este deporte que nos roba el corazón a todos los que lo practicamos.

Así que no me digais que tenéis un plan mejor para el sábado si estais en la Ciudad del Betis, amiguetes... Os quiero ver a todos animando, que mira que paso lista... ;)

Y bueno, aparte de esto, las últimas semanas no han sido todo lo buenas que esperaba, he estado lesionado con el tendón de aquiles inflamado, y la verdad es que he tenido algún que otro momento de bajón que he superado, como siempre, con la gran ayuda de la familia y de mi gran amigo y entrenador, Nacho Jaén... Él es el verdadero artífice de haber conseguido todos mis objetivos este año, le debo mucho más de lo que él mismo piensa.

Pero a cuenta de la dichosa tendinitis, no podré llegar como podría haber llegado al Trisur, así que por eso dije antes que sin agobios, toca disfrutar y ya está, espero saborear cada momento de ese día que tengo tantas ganas que llegue.

También, quisiera aprovechar para mandar un saludo a Cristina Sanchez, mi fisio, con la que siempre puedo contar cuando me hace falta su inestimable ayuda, os juro que no conozco a un recuperador mejor que ella.

En fin, amiguetes, ya os contaré más cosas en cuanto pueda, el reto está cerca, y hay que descansar y guardar armas para el gran día.

Abrazos para todos!!