martes, 26 de junio de 2012

III Carrera Noche de San Juan (Rota)... ¡De vuelta!


Hola amiguetes, fans y seguidores de STPYP!

Después de dos semanas de descanso total y una de descanso activo, tras mi debut en la distancia ironman el pasado 3 de junio, poco a poco voy retomando entrenos y volviendo a la normalidad, a pesar de que el tremendo calor que está haciendo últimamente por Sevilla está dejando poco espacio para entrenar... Es un auténtico horno... Pero claro está, no puedo quedarme parado más tiempo, y a pesar de que se está haciendo más duro de lo que pensaba, de las tres uñas de los pies que me dejé en Salou y de la destrucción muscular que supuso aquello, tengo que seguir tirando para adelante, no se puede seguir viviendo de aquella inolvidable experiencia.

Y a eso que me fui el pasado finde con mi mujer y mi hija, a la preciosa localidad gaditana de Rota, a la casa de mi compadre David "Matraca", para vivir in situ la carrera que tan maravillosamente organiza el club que preside "Rabita Ruta" y que lo tiene a él como auténtico alma mater de este evento. Es una carrera de 8'5 kms que no os podéis perder, podéis buscaros la excusa que queráis para ir: visitar Rota, hacer deporte, comer pescado, y así hasta un millón de excusas más... Pero no os lo perdáis, porque es una pasada. Aparte de lo bien organizada que está, del recorrido tan bonito y de la animación post-carrera que hay por todo el pueblo, es que encima podréis compartir grandes momentos con los amiguetes del Rabita Ruta... Apuntadlo en vuestro calendario 2013, yo pienso ir también (lo siento, David, me tendrás que aguantar otra vez!! jajaja).

Nos fuimos tempranito para la carrera, David tenía que organizar el sarao y yo fui para ayudarle en lo que podía. El gran Rafa "Abuelo Runner" también estuvo por allí, vaya tío cojonudo, es un gusto tratar con gente así. Allí me di cuenta de lo currela que es el Matraca, ¡qué tío! No para un segundo, así ya he descubierto su secreto para estar tan fino, es imposible que engorde... Jajaja... Ahora en serio, también me percaté del trabajo que tiene detrás la organización de una carrera, es un marrón bastante gordo, me lo pensaré mejor antes de volver a criticar una carrera, lo tengo claro.

Mi peque corrió también, ella sí que tiene estilo corriendo, no yo... Jejejeje

Primero corrían los peques, no hay nada tan bonito como verlos correr. La mía corrió y se lo pasó genial, qué orgullosa estaba con su medalla al cuello, eso es lo principal a esas edades, y yo pienso estar orgulloso de ella llegando la primera o la última, lo único que quiero es verla disfrutar y meterla por la vida sana y del deporte, de lo que siempre aprenderá cosas buenas.

Por ahí estuve apuntando los puestos de los que iban llegando, jo, parece fácil desde fuera, pero tiene miga... Jajaja... Entre tanto, más saludos a amigos como Charlie, Mariño, Currito, etcétera.

Después, era el turno de los grandes, y justo unos minutos antes de salir, pude conocer a dos compañeros de mi club Camaleón, Jose e Isa, con los que pude compartir un rato de charla y después toda la carrera... Como el plan era hacer un rodaje fácil, e Isa debutaba en una carrera, decidí hacerle de liebre, y vaya bien que lo pasamos... Muchas risas, fotos, cachondeo y al final, ayudando a que hiciera un muy buen tiempo en su debut. Mis sensaciones, geniales, mucho mejor que en días anteriores y muy fácil y suelto a medida que transcurrían los kilómetros, siempre de menos a más, está claro que mi alma diésel no me abandona, jajaja, y que a más distancia mejores sensaciones... Por cierto, qué calor, horroroso, al menos las duchas que instalaron por el camino aliviaron un poco la temperatura.

Payaseando un poco, por cierto, vaya buena gente Jose e Isa, todo un descubrimiento

Después, duchita y a disfrutar de la noche de San Juan en Rota, cena en el Casino, restaurante de la Calle Charco que regenta el gran Barroso (otro crack! Por cierto, sitio muy aconsejable, todo riquísimo) y de marcha por ahí... Sssssssssssssssssss!! No digáis nada, pero me tomé algún que otro cubatilla!! jajajaja... Pero esto no son cosas para contar el blog!! jajajaja... :P

Aquí con mi compadre David, uno de los tíos más generosos que conozco, 
tengo la enorme suerte de poder ser su amigo. ¡Gracias por todo una vez más!

En definitiva, que estoy de vuelta, y que de momento, cero presión, cero agobios, cero planes de entrenamiento cerrados... Sólo disfrutar y mantenerme en forma poco a poco, ya llegarán tiempos de machaque.

Un abrazo a todos, amiguetes, en unos días os cuento más cosas.

domingo, 10 de junio de 2012

¡Mi primer Ironman! !Reto conseguido! Extreme-man Salou 2012


Hola a todos los fans y seguidores mundiales de STPYP!!

¡¡¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!! Conseguí mi gran sueño deportivo, ¡¡ser finisher en un Ironman!! Ese lejano sueño de hace tantos y tantos años, en que lo veía como una gesta de superhombres, como algo inalcanzable. Miraba en la tele las grandes gestas en Hawaii y se me caía la baba, aquello era una pasada. Pues bien, siento caer mitos, pero ni es de superhombres, ni de hombres de hierro, ni de elegidos, ni mucho menos imposible... Sólo se necesita constancia, fe en uno mismo, trabajo duro y si te lo propones de verdad, se consigue, no tiene secretos. Te lo digo yo, que hace dos años y pico no sabía nadar, que hace poco menos de cinco años, no sabía ni mantener el equilibrio sobre una bici y que pesaba 110 kgs. Como bien dice el genuino y original lema de este blog, "Si tú puedes, yo puedo", y en eso consiste todo, en creer en ti mismo, y si, como ves, un tío tan patata como yo lo ha conseguido, estoy convencido de que tú, que estás ahí leyendo esto, también puedes si te lo propones, sólo tienes que desearlo de verdad, poner los medios y el tiempo te pondrá en tu sitio. Las casualidades, no existen, sólo el trabajo duro y diario. Si yo pude, tú también puedes.

Pero, pasemos a la crónica, que es lo que muchos estáis esperando desde la semana pasada, ya que esta prueba donde lo he conseguido ha sido el "Extreme-man Salou Costa Dorada", celebrado en la turística Salou, en la provincia de Tarragona, el pasado 3 de junio, y claro, ha sido una semanita de desconexión que creo que me he merecido con mi familia, pues han sido muchos meses de duro entrenamiento, y sobre todo por mi mujer e hija, que se merecían ese descanso y desconexión. Como en otras ocasiones, vamos por partes, y vayan cogiendo leche y galletitas para el hambre, que esto va para largo... Jejeje...

1. Viaje y días previos

Salimos en mi coche para Salou el jueves 31 bastante temprano,en compañía de mi gran amigo Manuel Olmo (no os perdáis su blog)... Tras un miércoles bastante movidito por varias circunstancias y problemas personales en el que se trastocaron bastante los planes de viaje previstos, supimos reponernos y ser hombres de recursos, no dejándonos alterar por las circunstancias. Al final, se caía mi gran amigo Antonio "Er_Grande", una lástima, ya que hemos hecho todo el recorrido juntos y no llegar a la gran meta justo en el último momento es una putada, aunque estoy seguro de que en muy poco tiempo también conseguirá conseguir su sueño, el de ser padre ya lo tiene conseguido.

El caso es que hicimos un viaje de lujo, 950 kms que se nos pasaron volando entre conversaciones de todo tipo, batallitas triatléticas, descojone general y hasta pude ilustrarme con la sapiencia sobre castillos del amiguete Olmo, jajajaja, es un artista el tío... Menudo lote de reír.

Llegamos a Salou, descansamos y al día siguiente, pues probar un poco las bicis, nadar un poco en la playa con el neopreno y poco más. Luego, recogida de dorsales, donde pudimos conocer en persona a la gente de Bíoibérica (Artroactive), que nos trataron estupendamente, todo un encanto.

Vueltecita por la feria del corredor, muy bien montada y con buenos precios, me gustó mucho. Y luego, sólo quedaba descanso y más descanso hasta el gran día, aunque lo más importante es que pude saludar a buenos amiguetes como al gran Little John, mi entrenador Nacho, Juanlu y David del Camaléon y más triatletas de la zona. En general, había poco ambiente triatlético por la zona, al ser un sitio muy grande y turístico, pero era algo lógico, de todas formas, el gran día sí que se respiró triatlón por todas partes.

2. SWIM

4:00 AM. Esa fue la hora a la que sonaba el despertador, vaya pasada, y no precisamente por querer dormir más, ya que no soy muy dormilón, sino por tener que desayunar a esas horas... Puuuffff, literalmente me tenía que empujar la comida con los dedos para poder tragar, que fatiguita. Encima, yo soy de los que no desayunan recién levantado sino que dejo pasar un tiempecillo... Pero bueno, al fin conseguí tragarlo todo lo que debía, luego venían "vaciados varios", ya me entendéis, jejeje... Y luego, entre borrachos y marchosos de vuelta a casa, hacia la zona de salida donde ya esperaban las bicis desde el día anterior, con los nervios a flor de piel y con ganas de que empezara ya el show.

Ponerme el neopreno, dejarlo todo preparado, ver el recorrido, últimos saludos a los colegas, frases motivadoras y a desearnos suerte, que el tercer cañonazo se acababa de dar y había que empezar a competir, empezaba el ironman.

El circuito era de dos vueltas, una corta de 1550 metros y otra larga de 2250, saliendo a tierra entre medias. Me coloco en muy buena posición y no recibo ni un sólo golpe, parece que con la experiencia voy aprendiendo a colocarme bien y donde debo. Consigo ponerme detrás de un buen grupo de nadadores y hago una muy buena primera vuelta en 25 minutos, sin incidencia alguna, en un mar con buena temperatura, muy calmado, sin corrientes y sin medusas, algo así como una piscina grande, de lujo.

La segundo vuelta, la más larga, se me pasó volando también, cogí unos buenos pies y no los solté en todo el recorrido, nadando cómodo y fácil todo el rato, alargando mucho la brazada, economizando la patada, me sentía muy bien nadando, tantas horas de invierno en el agua estaban sirviendo para algo. Salía del agua en un espectacular tiempo de 1:04, y honestamente pienso que estaba algo corto el recorrido... Estoy mejor pero no para un tiempazo así, de todas formas, me quedo con la sensación de salir rodeado de triatletas y bien posicionado, y encima sin sustos ni golpe alguno y sin roces de neopreno ni molestias musculares, así que estoy muuuy contento. A señalar el tiempazo y puesto de mi entrenador, que salió del agua el 19, que bárbaro como nada el tío, es un crack.

Luego, a disfrazarme de ciclista, tomándome mi tiempo para darme protector solar, vestirme bien y estar cómodo, que serían muchas horas encima de la bici.

3. BIKE

Y con la bici, llegaba lo más duro y lo que me traía más dudas de toda la prueba. A priori, el recorrido era durísimo, pero después de hacerlo, os puedo decir que era más que duro, terrorífico. Se subían varios puertos de montaña, pero eso no era tan duro como el resto del recorrido, que exceptuando el principio y el final, era siempre subiendo o bajando, ni un metro llano, y con rampas que eran una verdadera locura, como por ejemplo, el rampón de 800 metros llegando a Gratallops, al 15%, y con muchos kilómetros ya en las piernas, que literalmente te mataba, era una pasada ver en el GPS velocidades de 7-8 km/h.

Lo metereológico tampoco ayudó mucho, salimos con baja temperatura y mucha lluvia los primeros 30 kms, y a partir de ahí empezó a subir la temperatura y a mantenerse una humedad del 85%, que hacía que más que sudar, regara la carretera, era como un grifo abierto todo el rato, increíble. Y eso suponía, estar todo el rato hidratándote y reponiendo sales como una bestia, todo el rato con el bote en la mano.

El primer puerto, La Mussara, lo hice a muy buen ritmo, iba pletórico de fuerzas y de moral, subiendo a mucha cadencia, y viendo como varios "tramposos" se enganchaban a mi rueda en la subida, pero no me importa, yo a lo mío que no era poco. Coronaba y tras un falso llano, llegábamos a una larga bajada donde me adelantaba hasta el apuntador... Jajaja... Se ve que algunos han entrenado bastante en la zona y entre que no me gusta arriesgar a esas velocidades y a que soy un cagoncete bajando, pues iba perdiendo mucho tiempo. Mejor eso que tener que abandonar por una caída, eso lo tenía claro.

Tras la gran bajada, llegaba a una zona de viñedos preciosa, también en terreno rompepiernas, para subir el segundo puerto importante, La Figuera, que me resultó bastante más corto que el anterior, pero con rampas más duras, lo que hizo que se me atragantara un poco... En esos momento, ya iba casi todo el rato muy solo, y entre esa soledad, el silencio y la belleza de los paisajes, era como para embriagarse con momentos realmente mágicos, donde se percibe de veras la belleza de este deporte. Luego, llegada al kilómetro 100 donde estaban las bolsas que dejamos con comida previa la salida. Allí me relajé un poco, me tomé un Ibuprofeno para el dolor de espalda, que era lo que peor llevaba y repanchingado en un poyete, me comí un sandwich de jamón york y queso que me supo a gloria, entre tanto gel y tanta barrita. Por cierto, los voluntarios de 10 todo el rato, que gente más buena y simpática, gracias a ellos podemos hacer estas locuras, que a nadie se le olvide; por ellos, no me sentí sólo ni aislado en ningún momento.

Tras eso, todo el rato sube y baja durísimo, lo peor de todo, donde ya dolía hasta el alma y donde cayó el segundo Ibuprofeno, y llegada al último puerto, Collroig, en el que mis abductores pidieron protagonismo y empezaron a acalambrarse un poco, así que todo el desarrollo metido y a subir como buenamente podía. Intentando engañar a mi mente, se me pasó rápido, menos mal, porque iba tocado ya.

Luego, larga bajada de nuevo y llano hasta Salou, al nivel del mar, donde sí que dí lo mejor de mí mismo, demostrando que por mis características, un perfil de este tipo tan montañoso no es el que mejor me va, y que algún día espero probar un ironman llano, donde seguro que puedo hacer un gran tiempo, para mi nivel claro está. En este terreno, no bajaba de 35 kms/h todo el rato, con tramos de más de 40 mantenido un rato... Me volvía a sentir fuerte, con ganas y deseando de llegar, se me pasó rapidísimo. Totalmente metido en el cuadro de mi bici, que por cierto, se comportó de manera espectacular, todo un acierto comprarla... La cantidad de cambios de plato y piñones durante toda la prueba ha sido brutal, y sin un solo fallo, ni lo más mínimo, tras esto, puedo asegurar que el Shimano 105 es un grupo de gran fiabilidad.

Y llegaba, por fin a Salou, de nuevo a disfrazarme, esta vez de corredor, el calor era sofocante, más de 30 grados y 85% de humedad, iba a ser muy muy duro, y a fe que lo fue.


4. RUN

"Sólo" quedaba un maratón... Con esta frase se resume muy bien lo que sientes cuando empiezas a correr, crees que es poco, pero es todo un maratón, 42'2 kms, algo que para muchas personas ya es en sí un reto, y encima, con condiciones extremas de calor y humedad, iba a ser muy duro... Aunque, claro, no todo el mundo tiene la suerte de poderse "dopar" como yo lo hice, y no os creáis que tomé algo ilegal, claro que no,
sino que allí estaban mi mujer y mi hija para darme toda la fuerza del mundo, para hacerme realmente invencible. Si encima me iban contando la que había liada en Facebook y por teléfono de la cantidad de amiguetes siguiéndome y esperando noticias, pues es que no podía reprimir las lágrimas y emocionarme.

El recorrido se trataba de 4 vueltas a un circuito de 10'5 kms, con una subida de 2 kms, no muy empinada pero matadora al final de cada vuelta... La primera vuelta, entera corriendo, parando sólo en cada avituallamiento, que no perdonaba para nada, allí, cada vez: Agua, sales, cola, agua por encima e incluso hielo en el trimono. De nuevo los voluntarios ayudando en todo, que gente más cojonuda, especialmente hubo uno en una de las curvas que incluso me obligaba a correr si me veía andar y encima contando chistes, que artista... Me quedé con las ganas de darle un abrazo, pero tenía pocas fuerzas para más ya.

La llegada a la media maratón, sin duda, lo más duro de todo, psicológicamente se me venía el mundo encima de ir tan reventado y que quedara aún la segunda mitad... Pero ahí es cuando más tiré de la frase "mantra" que me propuse los días previos a la carrera, "Soy una roca. No me pienso rendir", que me repetía una y otra vez hasta la saciedad, para que mi mente desbloqueara malos pensamientos en los malos momentos, que necesariamente tenían que venir, pues si fuera fácil no le llamarían a esta prueba "ironman". Por cierto, mágico consejo que me dio mi amigo Olmo, "Anda en las subidas y corre en las bajadas", parece obvio, pero os aseguro que me vino como agua de mayo.

Así y con la ayuda de mi peque y mi mujer y amigos, y reduciendo las metas, intentado llegar a cada avituallamiento como premio, fui sumando kilómetros y llegué a la última vuelta, por fin, más fresco de lo que esperaba, ya lo veía casi hecho y ya corría mucho más que andaba de nuevo. Una llamada telefónica con mi gran amigo Javi Sierra, diciéndome que estaban todos esperando el desenlace, y sólo quedaban 7 kms para disfrutar, ya no me lo iba a quitar nadie... Despidiéndome de todos los voluntarios, siempre con una sonrisa para todos, siempre bromeando toda la carrera, que es de lo que se trata, de disfrutar y de ser y hacer feliz a todos... Y cada kilómetro acordándome de alguien especial, los últimos dos kilómetros para mis padres -que ya no me podrán ver- y hermanos, y el final apoteósico lleno de lágrimas de pura alegría, para mi mujer y mi hija, sobre todo para ellas, que tanto me han aguantado estos últimos once meses de tanto trabajo, sacrificio y sufrimiento.

Foto impresionante, con mi hija corriendo hacia mí, con la bandera de mi Andalucía para entrar 
en meta juntos. Me encanta esta foto

Y llegaba a meta unos segundos antes de cumplir 5 horas de carrera, de la mano de mi hija, con la bandera de mi tierra, con todo lo que representa para mí, y con mi mujer esperando, mis primeras palabras para ella "Tú sí que eres una mujer de hierro, no yo", y no lo decía por decir, pues ella es parte importante de esto, pues sin su ayuda, no habría llegado a esto, su apoyo y paciencia ha sido fundamental.

 Me ponía de rodillas, brazos en alto, y de momento, un millón de imágenes pasaron por mi mente, toda mi vida por delante de mis pupilas, riendo y llorando al mismo tiempo, gritando de rabia y emoción. Había conseguido mi sueño, había vencido a mis limitaciones, a mis miedos, a mis fantasmas y a todo lo que se me haya puesto por delante. En ese instante, por primera y única vez en mi vida, me he sentido invencible y realmente duro. Duro como una puta roca.

Tiempo final: 14:49:39

5. Agradecimientos

- A mi mujer y mi hija, repito, por su amor, paciencia y dulzura. Aunque yo he cruzado la meta, en realidad hemos sido un equipo. Sin mi mujer, no habría llegado ni al primer mes de entrenamiento.
- A mis hermanos, por estar siempre ahí a mi lado, aunque algunas veces no comprendieran mi "locura".
- A mi grandísimo amigo, Javi Sierra, por su interés, apoyo y por estar ahí siempre. Sobran las palabras y él lo sabe.
- A mi entrenador, Nacho Jaén, ya que él me hizo creer que podría conseguirlo, que siempre estuvo ahí en la sombra, sin protagonismos, para ayudarme en todo... Sin él, tampoco habría llegado aquí, sin duda.
- A Fernando Chacón, por ayudarme tanto en pasarme material como en consejos y ánimos, y sobre todo en regalarme su alegría y amistad. Si tenéis que comprar zapas, no lo dudéis, él es vuestro hombre.
- A mi compadre, Manuel Verdugo, por su generosidad sin límites, él sabe por qué.
- A Carlos Boza, por prestarme generosamente su GPS.
- A mi monitores de la piscina de Bellavista, que me han animado y ayudado a ser un poco menos pez de plomo de lo que era.
- A mi compi Antonio "Er_grande", por todos estos meses de trabajo juntos entrenando y que él no ha podido plasmar en esta prueba, pero que pronto conseguirá muchas más. Es un fuera de serie.
- A mi gran amigo Fernando González, el que me metió el veneno del tri en el cuerpo, siempre me acuerdo de él en cada salida, antes de nadar... Gracias por prestarme la bici en los momentos que la necesité.
- Al Oscar "Tricaletero", Charlie, Migue Partepiedras, Olmo (gracias también por ayudarme tanto en Salou), Fernando Tragabuche, David Matraca, Barroso, Ale Canijo, Rafa Ruiz, Juampe Barroso, Rafa Vega, Cristina, David Leiva, Juanlu Mendoza, Luismi Sanabria, Dani Gomez, Irene, Luismi Velasco, Chema Maya, Jesús y Estefi, Luis Cruz, Marcos, Dani Pascual, Nacho Lopez, Alberto Bellota, Dani Hervas, a mis Botellines, a mis Hispas y a tantos y tantos compis con los que he entrenado estos últimos meses y de los que tanto he aprendido, espero que no se moleste nadie si me olvido de alguno.
- A mis pupila Inma Indiano, por ser una luchadora y hacerme sentir partícipe de sus éxitos personales, ya es maratoniana.
- A Pilar, por su amistad y sus ánimos, es una fuera de serie.
- A mi fisio, Cristina, que siempre estuvo cuando la necesité. Es la mejor recuperadora que conozco.
- A la gente de mi club CT Camaleón, que me hacen que luzca orgulloso sus colores. Es una responsabilidad para mí, mantener el nivel de simpatía y alegría en cada prueba, además del nivel deportivo, que existe y es muy alto en este club. Gracias de corazón, me siento muy feliz con vosotros, es una gran familia.
- A toda mi gente del Facebook y del blog, que siempre me habéis seguido desde el principio, que siempre tenéis palabras de ánimo y cariño para mí.
- A todos los que no me quieren bien y los que no deseen mis éxitos, porque me hacéis más fuertes y grandes cada día.
- A ti, que has llegado leyendo hasta aquí, porque si lo has hecho, es que te caigo bien seguro y te sientes identificado con mi forma de ver la vida y el deporte.