viernes, 20 de abril de 2012

Half Ican Marbella 2012: ¡Reto conseguido!


Hola amiguetes y fans de STPYP!!!

¡Sí! De nuevo, ¡otro reto conseguido! Mi segundo medio Ironman en tan sólo un año, y este, mucho más valioso a mi entender que el del año pasado, a pesar de hacer peor tiempo, por dureza en general de la prueba, no tiene nada que ver con el de Lisboa. Pero aunque haya sido duro, también ha sido espectacular, en todos los sentidos, y mi nivel de satisfacción al llegar a meta, no tiene punto de comparación, estoy muy contento y satisfecho, por muchas cosas que ahora os explicaré. Y así, encaramos la parte final de este largo camino al Extreme-man de Salou, que empecé a recorrer hace unos meses y que me llevará, si no hay contratiempos, a la línea de salida de la prueba deportiva de un día más dura del mundo: El triatlón distancia Ironman... Ufff, se me pone la piel de gallina tan solo de escribirlo, pero no nos precipitemos, queda mucho por entrenar y ahora mismo por contar, que os tengo que contar mi última batallita. Poneos cómodos, que empiezo ya...

1. El viaje y los prolegómenos.

Recogida de dorsales, con mi compadre, Antonio y mi entrenador, Nacho. ¡Dos megacracks!

A las 9 de la mañana, partimos de Dos Hermanas, Antonio "Er Grande" y yo, cargados de maletas, de bicis y otros cachibaches triatléticos, pero sobre todo, cargados de ilusión por completar un gran reto y un importante test de cara a nuestro gran reto de Salou. Desayuno con buenos molletes por el camino y lo típico, mil y una conversación sobre nuestras experiencias deportivas, fotos para el facebook, risas y buen rollo... Se hizo corto el viaje y llegamos a Marbella casi sin darnos cuenta. Allí nos esperaba nuestro entrenador, Nacho, que al final también haría la prueba, pero que aún no lo sabía, ya que le dejaron un dorsal a última hora.

Una vez allí, recogimos dorsales y a la charla técnica, pero no podíamos dejar de mirar el estado del mar, vaya temporal: lluvia, viento, olas enormes... No podía creerme que iba a estar así la carrera, con ese mar, no iba a ser posible nadar, que mala pata, aunque al final, afortunadamente, mejoró.

De nuevo, al igual que en Lisboa, veía cuerpos superatléticos, maquinas de dos ruedas impresionantes, gadgets de todo tipo, y yo pensando siempre: ¡Vaya globero que soy! Jajajaja...

Estabamos entre hacernos la foto con Eneko o con el Tricaletero... No hay color, este tío tiene más arte! jejeje

Después, el check-in de bicis, y a comer como bestias, que había que rellenar al cuerpo de energía para lo que se avecinaba. A las 11, ya estaba en la cama, y dormí a pierna suelta hasta las 5:30, que había que empezar de nuevo, y sin ganas, a llenar el estómago.

Luego, a boxes, prepararlo todo, neopreno enfundado y vamos al agua.

2. Natación


Dan la señal de que podemos ir al agua, y allá que voy yo muy valiente y convencido... Terrible error, vaya tela como estaba el agua de fría... ¡A 15º! Según los termómetros, vaya pasada, hasta la arena estaba helada... Y claro, salí del agua y a esperar unos minutos con más frío que un pingüino meando, que bárbaro. Ahí me di cuenta de que iba a ser muy dura la cosa.

Bocinazo y al agua de nuevo, 700 triatletas en un palmo de mar, cada uno luchando por su sitio y yo que no me llevé ni un palo, ni un leve roce siquiera, empiezo a pensar que soy un tío con mucha suerte... Y así llegamos a la primera boya, nadando muy bien, en mitad del pelotón y con buenas sensaciones, a pesar de lo fría que estaba el agua, que te engarrotaba las manos y los pies. Giro a la derecha y empieza mi calvario particular nadando. Nadamos contra corriente, con mar de fondo y muchas olas tipo marejada (pequeñas pero muy seguidas), con las que trago agua saque por donde saque la cara para respirar llegando incluso a tener arcadas de tanto tragar agua, un coñazo. La segunda boya parecía que no llegaba nunca, se veía siempre muy lejos, y las manos se agarrotaban cada vez más, ya no era nadar por acabar antes, sino nadar por -literalmente lo digo y sin exagerar- salvar la vida, porque se convirtió en una odisea avanzar y parar de nadar era altamente peligroso. De hecho, hubo varios abandonos por el estado del mar con hipotermias.

Al fin, llegué al giro y a la tercera boya, y ya fue todo algo más fácil, a favor de corriente y con el espigón como referencia, era sólo cuestión de tiempo y paciencia llegar al final. Empecé a adelantar a gente y ya se me empezó a hacer menos tenso el seguir nadando. Aún así, la distancia extrañamente me parecía exagerada y más cuando al salir me dicen que llevamos 50 minutos. Me da una mezcla de bajón y extrañeza, esperaba hacer 40 como mucho, pero no 50... Después la organización ha confirmado que la distancia fue de 2.200 como mínimo, por culpa de que tuvieron que volver a ubicar las boyas por el mal estado del mar el día antes.



Así que salgo del agua en un penoso tiempo final de 52:24 y a por las cosas de la bici y sin sentirme las manos ni los pies, así es muuuuy difícil hacerlo... T1 en 8:35, un poco más y me da tiempo a leerme una revista, pero es que ponerme los calcetines fue muy complicado, de verdad, que pasada.

3. Ciclismo.


Arranco el sector ciclista con las zapas mal abrochadas... Empezamos bien, haciendo malabares para apretarlas ya que se ve que no tuve demasiada fuerza para hacerlo recién salido del agua. Pasado ese inconveniente, a tope lo que creía que sería más distancia llana, pero que se acababa muy pronto, tocaba subir y mucho... En total, 84 kms de circuito con 24 kms de subida, lo que endurecía sobremanera la prueba. El puerto de Ojén es un puerto que engaña, ya que aunque no tiene grandísimos desniveles, sí que es muy constante y al principio y casi antes de llegar al final, tiene varias rampas de más del 10% que te dejan tocadete, pero sólo es cuestión de paciencia y capacidad de sufrimiento e ilusión por terminar.

Trato de comer e hidratarme todo lo bien que puedo, y la verdad es que lo hago a la perfección, manteniendo hasta el final el mismo ritmo, haciendo las dos vueltas y subidas a Ojén en tiempos casi calcados. Los avituallamientos, de 10, había de todo y facilitado por los voluntarios, que fueron de lo mejor de la prueba. Después, venía la bajada, con mucho viento frío que cortaba, por el mismo sitio, muy rápidas, lo que se tardaba una hora en subir, se bajaba en media solamente, qué diferencia. Lo que más me entretenía era cruzarme con los de mi club, C.T. Camaleón, siempre da un subidón ver a compañeros y es que este club tiene algo especial, hay un compañerismo y un buen rollo que te hace sentir bien.

Por cierto, la última vuelta pequeña, un putadón, ya que tenías que volver a subir una cuesta interesante que te dejaba psicológicamente reventado, ya que cuando terminas las dos subidas, crees que no vas a tener que subir más y te deja clavado.

Con todo, acababa en 3:29:46 para 84 kms, pensando en que quizás había sido demasiado conservador en este sector y que podría haber arañado algo con un poco más de sufrimiento, pero... ¡Qué demonios! Tampoco se trata de acabar destrozado, que luego había que hacer una media maratón... Además, esta prueba tenía más de test que de otra cosa, mi verdadera meta está en Salou.

La T2, en 6:08, más rápido, pero tampoco para tirar cohetes, aunque algo más normal, ya que tuve que quitarme el maillot, y ponerme la gorra, etcétera.

4. Carrera a pie


Llego al sector en el que mejor me encuentro siempre, y esta vez, con la experiencia aún viva de lo que me pasó en el maratón de Sevilla y en Lisboa el año pasado, tengo claro que no volveré a tener problemas de deshidratación... Corro en todo momento pero en los avituallamientos prefiero perder un par de segundos en cada uno para beber sales y agua y tomar los geles sin problemas, que tener que petar al final y sufrir gratuitamente. Efectivamente, mantengo el mismo ritmo toda la carrera a pie, sin problemas de hidratación, a pesar del calor que empezaba a hacer, y a un ritmo muy parecido al de maratón, voy devorando kilómetros casi sin darme cuenta, encima saludando a amiguetes, compis de club, a voluntarios, a todo el mundo, hay que sonreir, disfrutar de lo que estás haciendo, transmitir buen rollo... ¿De qué me vale hacer 5 minutos menos si voy a llegar hecho un sieso y con mala cara para todo el mundo? No me merece la pena, no es mi guerra.

Disfrutando se pasa todo más rápido y así, con buenas sensaciones, encaro la meta, con una sonrisa de oreja a oreja, agradeciendo a mi mujer y a mi hija todo el cariño que me dan, una lástima que no estén allí conmigo, pero para otra ocasión será. Llego a meta en 1:49:52, con muy buenas sensaciones, emocionado y muy satisfecho, porque este medio ironman es casi "tres cuartos de ironman", de lo duro que ha sido y porque no tiene nada que ver con Lisboa, el año pasado... Además, vuelvo a ser finisher en un reto, este año se está presentado muy bien la cosa y estamos dando pasos firmes para llegar a Salou como tenemos que llegar, algo que tengo que agradecer sobre todo a mi entrenador, Nacho.



Medalla al cuello y finisher de nuevo, a pensar en seguir el camino y un poco de descanso para recuperar la musculatura, que quieras que no, ha sufrido, aunque haya llegado bastante fresco, incluso permitiéndome el lujo de correr el último kilómetro por debajo de 5'. El tiempo total, 6:26:44, posición 503, de 564 finishers y de más de 700 inscritos (muchos abandonos y descalificados por problemas con el último giro de la bici). ¡Estoy contento!

Esta foto resume todo el fin de semana en Marbella... ¡Pura diversión!

5. Agradecimientos

- A mi compi Antonio Vega y a mi mister Nacho, por el pedazo de finde que nos hemos pegado y porque sin su ayuda, ánimos y comprensión no hubiese llegado ni a la puerta de mi casa.
- A mi amigo Javi Sierra, aparte de por el gran cariño, admiración y amistad que nos profesamos, por haberme dejado su GPS sin dudarlo en cuanto lo he necesitado.
- A mi gente de los blogs y de Facebook, que me siguen, me alientan, me apoyan y que creen en mí, a pesar de todo. Ahora sois una parte importante de mis logros personales.
- A los que me leéis y todavía no pensáis que soy un loco, a los que os he inspirado para cambiar en algo, a los que mi ejemplo puede servirles.
- A mi fisio, Cristina, como siempre, por poder contar con ella cada vez que la necesito.
- A mi amigo Fernando Chacón, por toda la ayuda que me está prestando para mis retos, además del asesoramiento en material y por cuidar a todos los amiguetes que le mando a su tienda tanto como lo hace. No hay nadie que sepa más de zapas que él.
- A mi gente de mi nuevo club, C.T. Camaleón, por acogerme como lo están haciendo, es una gran familia, y ya me siento uno más.
- A mi hija y a mi mujer, porque sin ellas no hay nada.


Ahora, vamos retomando los entrenos poco a poco, que sólo quedan siete semanas para el Extreme-man, y hay que redondear la faena, que solo tiene una salida posible: La puerta grande. Así, tras dos días de descanso total y sin sufrir demasiada sobrecarga, he vuelto a los entrenamientos, algo suaves, pero entrando en dinámica, en el finde apretaremos algo más.

Así que, aún hay más, toca seguir luchando, pero estoy de subidón, claro que sí.

Abrazos y besos para todos! ;)



22 comentarios:

  1. Muy bien Ricardo... Así se compite... Con sentido común y sin agobiarse... Lo has hecho de miedo..!! Felicidades...

    ResponderEliminar
  2. Impresionante tu crónica y mi más cordial enhorabuena por como has desarrollado tu prueba.Hay que se especial.Un saludo y a seguir con la preparación de la próxima.

    ResponderEliminar
  3. Eres un crack!!!!, enhorabuena Ricardo eres un ejemplo para muchos de nosotros!!!

    pedazo de crónica!!

    Un saludo
    Quique

    ResponderEliminar
  4. Gusto me dar ver que hay gente que piensa similar a uno. Disfrutar de esto, aunque parezca de locos, pero disfrutar siempre e intentar llevar la cara de felicidad que se te ve, lo más importante, Grande, Ricardo, muy grande.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades. La parte de la carrera excelente macho, tiempazo. A seguir dando pedales!!!!

    ResponderEliminar
  6. Otra enhorabuena y mucha fuerza para el proximo Iron.

    Carlos Suárez

    ResponderEliminar
  7. Felicidades Ricardo, con estas crónicas nos damos cuenta lo duro que es el triatlón y la valentía que teneis al plantearos ir a por un iron. A por él.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena Ricardo, pedazo de crack

    ResponderEliminar
  9. Ricardo, de loco nada, cabezón sí que eres, pero esa es una gran cualidad. Sigue así, me tienes asombrado.

    ENHORABUENA MAQUINÓN Y A POR EL PROXIMO RETO.

    Rafadh.

    ResponderEliminar
  10. Ricardo pedazo de prueba la que te marcaste , enhorabuena campeon ,saludos

    ResponderEliminar
  11. Ehnorabuena de nuevo, crack. Todo reto que te propongas, lo vas a conseguir. Ahora a por el siguiente, y aqui estaremos para animarte.

    Un abrazo.

    Angel (imnuminioso)

    ResponderEliminar
  12. ¡Ricardo, eres mi ídolo! En fin, y yo pensando en el super sprint, bueno qué se le va hacer. Felicidades crack-máquina, expresión que he inventado para ti. Un fuerta abrazo, CRACK-MAQUINA!

    ResponderEliminar
  13. Pero qué pedazo de crónica! muchas felicidades! a disfrutar de tu gran éxito, que tiene que darte mucha confianza de cara a Salou. Hace tiempo vi un reportaje en Teledeporte sobre la primera edición del Ironman de Salou y pensé, algún día me gustaría hacerlo. Ánimo Ricardo, a por ello! yo seguiré soñando con conseguirlo también en el futuro!

    ResponderEliminar
  14. Enhorabuena Makina, que envidia. Un abrazo.

    Tu amigo Marcelo.

    ResponderEliminar
  15. Pareces Almodobar dando recuerdos pisha,jejejeje.

    En la primera transición te dió tiempo de leerte el País de los Domingos y en la segunda el suplemento del mismo jejeje.

    Lo dicho, que hacer este tipo de pruebas es de tenerlos bien puestos, por la dureza y sobre todo por la dedicación día tras día.

    salu2 desde matraquilandia.

    pd : ya he visto que has inscrito a la niña.

    ResponderEliminar
  16. Ricardo veo que vas sumando objetivos cumplidos uno detrás de otro, me alegro por ti... ya que solo el que se mete en un reto sabe el tiempo que le dedicamos a el.. así que muchas Felicidades.

    ResponderEliminar
  17. Felicidades de nuevo y ademas disfrutanto del sufrimiento

    ResponderEliminar
  18. felicidades por el reto!! algun dia hare alguno, ya me ha picado la curiosidad, pero tengo un problema, soy nadador de acequia!!
    asi que me costara bastante, pero por intentarlo no va a ser.
    enhorabuena
    un saludo
    Jose
    Viv@ la Vida
    jjvicfer.blogspot.com

    ResponderEliminar
  19. Enhorabuena Ricardo!!!! me encanta leer tus crónicas y lo bien que te lo pasas!! un amigo también estuvo allí y me comentó lo mismo sobre la natación, mucha corriente y la distancia terminó siendo más!
    Has terminado como un campeón! muchas felicidades! ahora toca afinar para Salou!!!
    Mucha suerte campeón!!
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  20. Hola! Enhorabuena por ese medio Ironman. Somos MUND, una marca burgalesa de calcetines de deportes. Hemos publicado en nuestro blog una entrevista con un miembro de nuestro equipo de carreras por montañas te dejamos el enlace aquí por si quieres leerla. Un saludo!

    ResponderEliminar
  21. Enhorabuena crack!! no hay quien te tosa....disfrutalo :)

    ResponderEliminar
  22. Ricki, impresionado me tienes. Eres un tío de hierro. Yo te informo que he pasado curso en super sprint y al año que viene sprint. Cada uno tiene su ritmo... Felicidades por tus logros. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, opinión o cualquier cosa que quieras decir sobre STPYP o su autor, me interesa mucho saber de ti...