lunes, 31 de diciembre de 2012

Balance 2012. FELIZ AÑO 2013





Hola amiguetes y fans de STPYP!!!

Antes de nada, quiero pediros disculpas... Nunca había estado tanto tiempo sin escribir, dos meses y medio, en los que no he tenido ganas ni necesidad de escribir, de contar al mundo lo que estaba haciendo, y como siempre digo, si no tienes nada que decir, mejor es callar a decir sandeces, que para decir chorradas ya tenemos cada día a nuestros "queridos" políticos, que no tienen rival en esas lides. Es cierto que este año ha sido el que menos entradas he subido al blog, curiosamente, en el que más he competido, en el que más horas he entrenado, en el que he logrado mis grandes sueños deportivos de toda la vida.

Desde la última entrada, en la que os contaba la crónica del Triatlón Trisur Distancia Half IM en el que tanto sufrí, a hoy, ha pasado situaciones que me han hecho pasar varios baches personales de mayor o menor consideración... Pasando por una tendinitis aquílea que me ha dejado fuera de juego unas semanas, a problemas laborales serios (que raro en España) y que aún no tengo del todo solucionados -espero que pueda seguir currando en 2013, me da miedo pensar en perder el empleo-, desgana entrenando y desmotivación vital algunos días, cansancio de tantas noticias malas, me han llevado a no escribir este tiempo, pero no a dejar de luchar cada día, no a reinventarme cada amanecer, no a dejar de soñar despierto, no a perder la ilusión por seguir adelante... Y aquí estoy como el junco, que por más que me doble el viento no va a poder romperme, imperturbable y siempre de pie apoyado en mi familia y en todos esos que salen en la foto de cabecera, amigos de verdad, gente que me quiere y tú que estás ahí leyendo ahora y que te habías preguntado dónde me había metido. No pienso rendirme tan fácilmente.

Respecto al año que acaba, pues qué voy a contaros que no sepais, conseguí ser finisher en un Ironman y sólo por eso ya habría merecido la pena este 2012, cada día le doy más valor a aquel día de principios de junio en el que tanto sufrí pero que tanto disfruté, os lo recomiendo a todos como experiencia vital  más que deportiva, pocas cosas he vivido que te puedan dar tanta satisfacción personal. Pero no ha sido sólo aquello, también he sido finisher en el Maratón de Sevilla -mi tercer maratón-, en 2 Half Ironman -Trisur y Ican Marbella-, en 2 medias maratones -La Cartuja y Dos Hermanas-, 1 Triatlón sprint -Rota-, 1 carrera popular de 8'5 kms y una travesía a nado -bonita experiencia, en Rincón de La Victoria-. He tenido mejores marcas personales en todas las distancias anteriores, he bajado mis tiempos en todas las disciplinas que practico, especialmente en natación, donde las mejoras han sido espectaculares, nadando un 37% más distancia que el año anterior y un 132% más que hace dos años... ¡Qué lote de agua me he pegado!
Corriendo o en bici, sin embargo no he hecho más kilómetros que en 2011, porque han sido muchos más kilómetros de calidad o en terrenos con mucho desnivel, lo que ha mermado el final, aunque haya que darle una importancia relativa a esos datos basados sólo en la distancia, evidentemente, valoro mucho más lo hecho en 2012, amen de que el número de sesiones y horas de entrenamiento ha sido muy superior.

En fin, esos son los fríos números, yo prefiero quedarme con todos y cada uno de los momentos vividos este año en compañía de los amiguetes que  hemos compartido en mayor o menor medida en cada uno de los entrenamientos, viajes o competiciones... He vivido momentos míticos, de verdad, de pasarlo francamente bien. Prefiero no poner nombres, que nadie se moleste, pero todos sabéis quienes sois... La foto de cabecera es un pequeños homenaje a todos los que me habéis ayudado en 2012. Mis pequeños logros personales, son, sin duda, gracias a vuestro ánimo, aliento y motivación... La amistad, como dice el refrán es un divino tesoro, algo de valor incalculable.

Bueno, amiguetes, intentaré volver a motivarme escribiendo también... Os deseo a todos que entréis con buen pie en 2013, que lo disfrutéis a tope, y que sigais dándole caña a vuestros sueños, que no bajéis nunca los brazos por muy negro que veais el futuro y que si algo de lo que he hecho os puede ayudar a hacer algo, que lo aprovechéis igual que yo lo hice con las experiencias de otros compañeros.

¡OS DESEO UN MUUUUY FELIZ 2013, AMIGUETES!

PD: Como community manager de Trisur que soy, tengo unos cuantos dorsales con un descuento del 25%. Si estás interesado en inscribirte a alguna modalidad del Triatlón Trisur, mándame un mail pidiéndome información y podrás inscribirte al Media distancia -->94 € y al Larga distancia-->214 €. rccosano@gmail.com

lunes, 15 de octubre de 2012

Half Trisur Sevilla 2012: ¡Reto conseguido!



Hola a todos los amiguetes y fans de STPYP!!!

Pues como no podía ser de otra manera, pongo broche de oro a la temporada triatlética 2012, con otro finisher en un Half IM, esta vez, en el marco incomparable de mi ciudad y con la compañía de amigos, conocidos y familiares, a los cuales tengo que agradecer su compañía, sus ánimos y todo el cariño demostrado durante este fin de semana... La verdad es que algunas veces me siento abrumado de estar tan bien rodeado. Pero bueno, mejor voy a contaros todo lo acontecido, espero que os guste, porque ha sido un finisher de los más currados, he sufrido de lo lindo y me he vaciado al completo, no os podía fallar... Y es que no haberlo preparado nada, y luego la lesión del Aquiles, han sido demasiado, por lo que el obetivo era terminar. Jo, y ya van tres Half en un año y medio, me parece increíble.


1. Prolegómenos.


¡Qué tranquilidad! Eso es justamente lo que más pensaba el día antes, sin tener que organizar plan de viaje, ni maletas, ni nada, y sin tener que desplazarnos en coche para ir a la prueba y al briefing... Con organizar lo del día siguiente, teníamos bastante, que lujazo... Eso ha sido lo que más me ha gustado de la prueba, la comodida que da la cercanía, que diferencia.

Así que el viernes, por la tarde y sin prisas, allá nos fuimos mi compadre Antonio Vega "ErGrande" y yo para la charla técnica y dejar la bici. Como siempre, empezamos a ver maquinones, cuerpos esculturales y mucha trubu del triatlón de Larga Distancia, que ya empiezo a conocer al menos de vista. Fue increíble también darme cuenta de la cantidad de gente que conozco, fue una pasada... Cada 5 metros de camino a boxes me paraban para saludarme, es lo que más valoro del triatlón, sin duda, ese espíritu de compañerismo y la camaradería entre adversarios y compañeros al mismo tiempo.

Luego, a dormir, y a las 6, en planta, que tocaba desayunar e ir a la prueba.


2. Natación




Llegada al CAR de La Cartuja, dejarlo preparado todo y a enfundarme el neopreno... Luego, todos al agua del río Guadalquivir - sorprendentemente para mí, a muy buena temperatura y bastante limpia- y bocinazo de salida. El circuito era fácil, haciendo una sola vuelta, un rectángulo bien medido de 1.900 metros, desde el CAR hasta el puente de la Barqueta y volver... No se flota tanto como en el mar, pero mola nadar con tanto espacio, y al menos no tragué agua, algo que temía muchísimo antes de empezar. Natación sin ni un golpe, y bastante rápida, no llegando ni a 39 minutos, pero no lo suficiente tal y como venía nadando últimamente, esperaba más, pero la mejora se nota y me deja satisfecho, aunque me queda la espinita de que podía haber ido mucho más rápido, detalle este que a posteriori da mucho coraje.

 
Con el amiguete Charlie, y el Grande, que parece que está cantando Ópera el tío... Jajaja...


Luego, T1 en 4:49, manifiestamente mejorable. pero hasta aquí todo mejor de lo esperado, iba contento y feliz, a ver cuánto me duraba la alegría y lo fácil que iba... :)


3. Ciclismo.




Empezaba el sector ciclista con muy buenas sensaciones, a mi ritmo y adelantando bastante más gente de la que me adelantaba, me encontraba genial e iba cogiendo el ritmo del que sé que soy capaz... Lo peor era ver la cantidad de gente TRAMPOSA que no respetaba las normas de NO DRAFTING y que iban en auténticos pelotones que me costaba mucho adelantar o dejarlos marchar, gentuza así no cabe en el triatlón de larga distancia, me dan mucho asco... Pero ya lo que me remató fue que encima me invitaran a unirme a un grupo mientras me pasaban... "Yo no hago trampas, sinvergüenzas!!" les grité, y encima me mandaron insultos de todo tipo, estaba indignado, que asco me da la gente así, prefiero quedar el último siendo legal, que hacer eso... Y luego irán chuleando a sus amigos y familiares fardando de lo guays que son, sin darse cuenta de que tienen  la misma catadura moral que los que se dopan, por poner un ejemplo. La diferencia entre meterse en un grupo o no, es brutal.

Entre una cosa y otra, pierdo un poco la concentración y las pautas de beber y comer, y llegando a la Venta El Alto, empieza mi calvario particular, empezando a no ir fresco y con dificultad... La falta de kilometros me va pasando factura, y llego a El Ronquillo, con ganas de que acabe todo ya. Luego, me dejo caer hasta el comienzo de la Media Fanega y empiezan los calambres en el cuadriceps e isquiotibial de cada pierna, por lo que tengo que bajar el ritmo a lo mínimo para poder seguir y a poner el modo "Ricardopordiosllgacomosea". Iluso de mí, esperaba que la vuelta fuera mi fuerte y poder darlo todo, pero se ve que no era mi día, encima el viento castigando cada vez más, en contra totalmente... Pero lo peor eran los calambres, y que iban en aumento si apretaba aunque fuera un poquitín más de la cuenta. Y así llegué a boxes de nuevo, con cara de pocos amigos, adelantado hasta por el apuntador y con un tiempo acorde a lo que llevaba entrenado últimamente y que me recordaba que no se puede menospreciar una prueba de tal calibre.

Llegando a la T2, no podía casi ni bajarme de la bici sin sufrir calambres

Al final, 94 kms, a 25 km/h de media, con 1000 de desnivel+, 3:46, me iba quedando de los últimos, buuuaaaaaaaa... La T2, en 2:59, muy mala también, porque estaba bastante tocado ya.

4. Carrera a pie




Me había  dado tiempo a pensar demasiado sobre la bici, y había sopesado el retirarme con bastante seriedad, creo que por primera vez en un triatlón, ni siquiera en el Ironman lo había pensado con tanta serenidad y tan cerca de hacerlo... Pero que me esperara mi gran amiga, Inma Indiano a la salida de la T2, me puso el compromiso moral de intentarlo y de seguir luchando hasta el final, hoy puedo decir que gracias a ella, he podido terminar, porque estaba demasiado al límite de mis fuerzas físicas y mentales... Su compañía, ánimos, generosidad, amistad y un millón de adjetivos positivos más hicieron que tirara para adelante como fuera... Y fue así, ni más ni menos, sólo pude correr los 3 primeros kilometros sin calambres, a partir de ahí, un calvario, teniendo que parar prácticamente a cada kilómetro, luchando llorando de rabia y de impotencia, pero también de dolor, de sufrimiento, de orgullo herido, de verme tan atrás por primera vez en mi vida en una carrera... Es más que duro, durísimo, ahí me di cuenta de lo duro que puedo llegar a ser, quizás nunca llegue a ser un gran triatleta, pero en dureza mental no me gana nadie. Aguantar 21 kms en las condiciones que llevaba, es un auténtico infierno, el lema de Salou "duro como una roca" volvió a mi mente y me lo repetía una y otra vez, no valía rendirse, mi hija y mi mujer me esperaban en la meta.

Encima de todo lo que llevaba encima, por un error grave de la organización, no había agua en ningún punto de avituallamiento, por lo que me veo mendigando agua a turistas y vendedores de pañuelitos de papel -qué patético -, aunque tenía su puntito humorístico que me hacía sonreir un poco. Una pena este error, ya que la organización estaba resultando impecable, peor este fallo emborrona y mucho la prueba, seguro que toman nota y el año que viene no ocurre, se merecen una nueva oportunidad.


Con Inma, sin ella no lo habría conseguido

Y sufriendo como un perro, llegaba a meta, de la manita de mi hija, medalla al cuello y otra muesca más, marcada a fuego. Tiempo final, 2:14 la media maratón -qué pasada, la más lenta que he hecho jamás - y un triste 6:48 en el global, casi 7 horas de sufrimiento, que merecen la pena cuando miro atrás y veo a toda la gene que tengo alrededor y que sigue creyendo y confiando en mí, pero que me recuerda que hay que preparar bien una prueba así si no se quiere sufrir hasta el final. Lo que es siempre mi punto fuerte, esta vez era mi calvario, paradójico ¿Verdad?.

Por todo, este triatlón me deja bastante satisfecho, si bien no a nivel de marcas, que han sido peor que mediocres, obviamente, sí a nivel de recursos personales para salir adelante, de dureza mental y física, y de adaptarme y recomponerme ante las adversidades. Ha sido como un cursillo acelerado de no rendirse en la vida ante nada que se ponga por delante. ¡Estoy contento! Al fin y al cabo, le leif motiv de todo esto es poder entrar con mi cría de la mano en meta, y eso sí que lo he vuelto a conseguir. :)

¡Ah, Caletero! Como te prometí, me puse tu visera para la prueba, ya ves que no miento nunca. ;)

Entrando en meta, quedaban escasos metros

5. Agradecimientos

Esta vez, sólo voy a personalizar en dos amigos:
- Mi entrenador Nacho Jaén, que no se merece tener un pupilo tan malo como yo en lo deportivo, y que me aguanta estoicamente día a día... Es un superclase, y va a volar alto el año que viene. Es mi fabricante de sueños, no ve nada imposible para mí. Siempre estaré en deuda contigo para devolverte parte de lo que me das, amigo.

- Mi amiga Inma, a la cual le dedico este Half Ironman, ya que no lo habría podido hacer entero sin su ayuda. Siento haberte asustado con mi agonía, mis lamentos y mis paranoias, pero es que estaba demasiado al límite, espero que me comprendas. La próxima, seré yo quien te ayude en carrera y te haré que bajes de 1:50 en media, te lo prometo. Un millón de gracias.

Y ya, sin personalizar para no olvidarme de nadie, quisiera dar las gracias a todos los amiguetes y familiares que me esperaron en meta a que entrara, a los que me abrazaron, besaron, felicitaron y animaron tras llegar. Es un lujo, un honor y un orgullo formar parte de vuestras vidas... No tengo palabras en mi repertorio para agradeceros tantos detalles.

Paula y Begoña, os quierooooooo!



Y así termino el año triatlético, con 1 Ironman, 2 Half IM y 1 Sprint... No ha estado nada mal, la verdad, jamás pensé que pudiera hacer tanto en un año. Ahora toca recuperarme bien, curar mejor aún la tendinitis del Aquiles y volver para una temporada de carreras a pie de larga distancia que está a punto de empezar y que traerá nuevas sorpresas y aventuras para el 2013.

Un abrazo fuerte, amiguetes, y mucha salud para todos!

lunes, 8 de octubre de 2012

Sí, sí, sí... ¡Me voy al Trisur!





Hola amiguetes y fans mundiales de STPYP!!!

Qué sí, que este sábado haré mi segundo Triatlón distancia Half IM de la temporada, el Trisur Triatlón... ¿Hay mejor manera de poner el broche de oro a esta temporada -para mí- inolvidable? Un half, en mi casa, por las carreteras donde suelo entrenar y rodeado de mis amigos y familia, no me lo perdería por nada... Pero antes de seguir, tengo que dar las gracias a Juanlu Beltrán, por la gentileza que ha tenido conmigo y que ha hecho que pueda cumplir el sueño de hacer este triatlón como punto (y aparte) de la temporada 2012... ¡Gracias amigo!

Para los que no lo sepan, este triatlón constará de 1900 metros de nado en el Río Betis a su paso por la capital de Andalucía, después un recorrido "durito" de bici hasta El Ronquillo y vuelta (93 kms) y una media maratón por las calles de mi ciudad, la vieja Híspalis, para disfrutar sin presión, sin nervios y sin agobios de este deporte que nos roba el corazón a todos los que lo practicamos.

Así que no me digais que tenéis un plan mejor para el sábado si estais en la Ciudad del Betis, amiguetes... Os quiero ver a todos animando, que mira que paso lista... ;)

Y bueno, aparte de esto, las últimas semanas no han sido todo lo buenas que esperaba, he estado lesionado con el tendón de aquiles inflamado, y la verdad es que he tenido algún que otro momento de bajón que he superado, como siempre, con la gran ayuda de la familia y de mi gran amigo y entrenador, Nacho Jaén... Él es el verdadero artífice de haber conseguido todos mis objetivos este año, le debo mucho más de lo que él mismo piensa.

Pero a cuenta de la dichosa tendinitis, no podré llegar como podría haber llegado al Trisur, así que por eso dije antes que sin agobios, toca disfrutar y ya está, espero saborear cada momento de ese día que tengo tantas ganas que llegue.

También, quisiera aprovechar para mandar un saludo a Cristina Sanchez, mi fisio, con la que siempre puedo contar cuando me hace falta su inestimable ayuda, os juro que no conozco a un recuperador mejor que ella.

En fin, amiguetes, ya os contaré más cosas en cuanto pueda, el reto está cerca, y hay que descansar y guardar armas para el gran día.

Abrazos para todos!!

miércoles, 5 de septiembre de 2012

STPYP en modo reseteado... GO! (Triatlón de Rota 2012)


Hola amiguetes, seguidores y fans de STPYP!!!

Después de un tiempo de reflexión, de reponer las pilas y de ánimo de renovación, vuelvo a escribir en este -vuestro- blog después de más de 2 meses de no hacerlo. Hay veces en que uno necesita contar cosas, decirlas al viento, en las que tienes ganas de ser escuchado... Pero hay otras en las que uno tiene que pensar hacia donde va, que es lo que quiere y si realmente tiene algo importante que decir. Para escribir sandeces, o para escribir dos líneas mal escritas faltándole el respeto a los que siguen el blog, mejor no escribir y callar... Es un gran consejo ese que dice que cuando no hay nada que decir lo mejor es callarse.

Pero bueno, que no haya tenido nada que contar no quiere decir que no haya hecho nada estos últimos meses... Ha habido muchos entrenos espectaculares, compartidos con muchos y buenos amiguetes, incluso una segunda edición de Tri-training Camp, esta vez en Rincón de La Victoria (Málaga), participando varios amiguetes en una travesía a nado y echando un día espectacular... Los que me siguen en Facebook, saben de lo que hablo... Vamos, que han pasado muchas cosas, y sobre todo, puedo extraer que voy volviendo poco a poco a las andadas, a coger una buena forma, y a volver a entrenar con rigor, gracias como no, a mi entrenador Nacho Jaén, que tanto me ayuda.

En fin, lo último fue el domingo pasado, en Rota, mi segunda participación en el Triatlón Sprint (¿?) Villa de Rota, con distancias un poco raras, 1.250 de natación, 19 de bici y 5 kms a pie, que ya dice bastante de lo rara que fue la organización de este triatlón, que ha sido el primero que he hecho después de mi primer Ironman en Salou. Pero, mejor paso a contaros con más detalle...

1.- Prolegómenos

Fue un finde raro, porque empezaba el viernes con un dolor de muela del juicio bestial, pasando el sábado por un mal día de, llamémoslo, "desajustes intestinales", para amanecer de buen rollo el domingo, guay, aunque el cuerpo pidiera cama más que hacer un triatlón, por muy corto que fuera.

Como siempre, antes de la salida, saludos a muchos amiguetes, como a Luismi, al que veis arriba conmigo, un buen tío que se está superando a pasos agigantados, y que se merece mejorar por lo que está luchando. También saludé a mis compis del Club Camaleón -que buena familia formamos- y otros amigos como mi compadre David "Matraca" y su familia al completo, con los que compartí un magnífico día... O también a Charlie, a Oscar Tricaletero, a Íñigo Vicente, a Alejandro y a otros muchos más... Es algo que me encanta de estas pruebas, el buen rollo y compañerismo que se respira.

Pues nada, ¡al agua, patos!


2. Natación (1.250 metros).

Magnífica mañana para nadar, el mar era un plato, y no había ni viento, ni olas ni corrientes raras... Pero claro, llegó la (des)organización a joderlo todo... De momento, asistíamos mientras calentábamos incrédulos a la puesta de boyas, que parecía que se iba a celebrar un olímpico en vez de un sprint, la distancia era brutal, no hacía falta un GPS para darse cuenta de ello... Y luego dicen que permiten a todo el mundo neopreno... ¿En base a qué? La temperatura del agua era cálida, no tenía sentido... Más bien parecía como si los gallitos que participaban hubieran querido llevarlo y no había más que hablar, así, evidentemente, los que lo llevaban, y encima para tanta distancia, tenían mucha ventaja sobre el resto. Aún así, paso de historias y voy a mi rollo, esta vez pensaba ser valiente y meterme en todo el "fregao". Buena serie para llegar a la primera boya, metido en medio de toda la peña y luego un par de giros para enfilar la playa de vuelta, siempre rodeado de gente... Jo, para mí, eso de ir en medio es un triunfo.

Llego a la orilla en 25 minutos, que me extrañan algo pero miro que estoy en medio, y me voy más conforme a recorrer los 500 metros que me separan de mi bici, que coñazo de transición. La verdad es que nadé a gusto, concentrado y acabé contento y satisfecho. Al final, salía con mi bici en 29 y pico, bueno, el 220 de 375, pienso que voy mejorando.

3. - Ciclismo(19 kms)

Como el año anterior, no pude pillar grupo alguno, el circuito es técnico, con zonas de adoquines y rotondas, lo que le viene fatal a mi falta de agallas sobre la bici, si encima me pasa factura la deshidratación de día anterior (os podéis imaginar, no quiero ser escatológico), pues me veo mal, muy mal. Cada vez que me ponía de pie a pedalear, veía las estrellas, sentía calambres y pinchazos en los cuadriceps, pero había que levantarse y no lamentar nada, no me gustan las excusas baratas, es algo que odio en la práctica del deporte, y sólo me queda aprender y ya está. Así que di todo lo que tenía, pero era poquito, y siempre quedaba reservar algo si no quería morir en los 5 kms a pie. Tiré de casta y a hacer una media digna, rodando todo lo que podía sin cambiar de ritmo, que me mataba literalmente.

Al final, 35 minutos, en el mismo circuíto del año anterior, no está mal pero me deja insatisfecho, la verdad, me decepciona un poco hacer 1 minuto más que en 2011, con todo lo que llevo mejorado, pero es lo que hay y no hay que poner excusas ni pegas, a mejorar en la próxima y ya esta.

4. - Carrera a pie (5 kms)

A diferencia del año pasado, este circuito sí que mide 5 kms, así que en eso sí que han mejorado, aunque sea horrible el recorrido (¡con lo bonito que es Rota!), con bucles, vueltas y rotondas, puffff, que rollazo. Pero bueno, se supone que es mi mejor segmento y la verdad es que las sensaciones fueron mejores que en bici. Como otras veces, todo el rato adelantando a gente, me siento más cómodo en este sector que empezando a correr desde cero... Incluso unos metrillos más me hubieran dado lugar a avanzar todavía más, me supo a poco, pero es lo que hay, mi motorcito diesel pide kilómetros... Jejeje.

Al llegar a meta, de nuevo, como el año pasado que entro con mi peque, pero este año se añade la hija de David "Matraca", Candela... ¡Qué risas echamos! Entramos cogidos de las mano, los tres gritando "campeones, campeones, oeoeoeeee..." y muertos de la risa, con todo el mundo aplaudiendo... A algo así, no hay medalla ni puesto de honor que se le pueda comparar, en eso soy un tío muy afortunado. Ciertamente, ver las carillas de las peques al entrar, te pone la carne de gallina, merece la pena verlas.

Entrada en meta, en 1:27, no era lo que esperaba, pero bueno, está bastante bien después de todo, a mí es algo que no me va a quitar la sonrisa.

5. - PostTriatlón


Después, recogida de bici y para la casa del Matraca a comer con las familias y pasar un rato estupendo, como siempre, este tío es un superclase en todos los sentidos, es uno de mis mejores amigos, sin duda... Siempre estoy en deuda con él.

En fin, un estupendo día, como no, del que disfruté y del que he aprendido muchas cosas. Toca seguir mejorando y seguir avanzando, como siempre.


De momento, esto es todo, no tengo nada claro próximos objetivos a corto plazo, como mucho mejorar marcas en carreras a pie y mejorar como ciclista, en lo que ya estoy manos a la obra con mi mister... Seguramente, 2013 venga con la maratón de Sevilla y posiblemente los 101, pero este año que viene toca no dar el coñazo a mi familia con tanto Ironman, en 2014 será otro cantar.... Jejeje ;) Mi mujer, desde luego, tiene el cielo ganado, es una santa.

Ah! Antes de despedirme, mi coach Nacho Jaén, ha sacado esta serie de camisetas técnicas chulísimas estilo 100% STPYP!! Y de la marca lider Taymory, por sólo 10 €... Yo ya he pedido la mía, quien quiera una que se ponga en contacto conmigo o con el propio Nacho, en el correo nacho@nachojaen.com... ENJoY Coaching!

No os quedéis sin ella!

Abrazos y besos para todos!

martes, 26 de junio de 2012

III Carrera Noche de San Juan (Rota)... ¡De vuelta!


Hola amiguetes, fans y seguidores de STPYP!

Después de dos semanas de descanso total y una de descanso activo, tras mi debut en la distancia ironman el pasado 3 de junio, poco a poco voy retomando entrenos y volviendo a la normalidad, a pesar de que el tremendo calor que está haciendo últimamente por Sevilla está dejando poco espacio para entrenar... Es un auténtico horno... Pero claro está, no puedo quedarme parado más tiempo, y a pesar de que se está haciendo más duro de lo que pensaba, de las tres uñas de los pies que me dejé en Salou y de la destrucción muscular que supuso aquello, tengo que seguir tirando para adelante, no se puede seguir viviendo de aquella inolvidable experiencia.

Y a eso que me fui el pasado finde con mi mujer y mi hija, a la preciosa localidad gaditana de Rota, a la casa de mi compadre David "Matraca", para vivir in situ la carrera que tan maravillosamente organiza el club que preside "Rabita Ruta" y que lo tiene a él como auténtico alma mater de este evento. Es una carrera de 8'5 kms que no os podéis perder, podéis buscaros la excusa que queráis para ir: visitar Rota, hacer deporte, comer pescado, y así hasta un millón de excusas más... Pero no os lo perdáis, porque es una pasada. Aparte de lo bien organizada que está, del recorrido tan bonito y de la animación post-carrera que hay por todo el pueblo, es que encima podréis compartir grandes momentos con los amiguetes del Rabita Ruta... Apuntadlo en vuestro calendario 2013, yo pienso ir también (lo siento, David, me tendrás que aguantar otra vez!! jajaja).

Nos fuimos tempranito para la carrera, David tenía que organizar el sarao y yo fui para ayudarle en lo que podía. El gran Rafa "Abuelo Runner" también estuvo por allí, vaya tío cojonudo, es un gusto tratar con gente así. Allí me di cuenta de lo currela que es el Matraca, ¡qué tío! No para un segundo, así ya he descubierto su secreto para estar tan fino, es imposible que engorde... Jajaja... Ahora en serio, también me percaté del trabajo que tiene detrás la organización de una carrera, es un marrón bastante gordo, me lo pensaré mejor antes de volver a criticar una carrera, lo tengo claro.

Mi peque corrió también, ella sí que tiene estilo corriendo, no yo... Jejejeje

Primero corrían los peques, no hay nada tan bonito como verlos correr. La mía corrió y se lo pasó genial, qué orgullosa estaba con su medalla al cuello, eso es lo principal a esas edades, y yo pienso estar orgulloso de ella llegando la primera o la última, lo único que quiero es verla disfrutar y meterla por la vida sana y del deporte, de lo que siempre aprenderá cosas buenas.

Por ahí estuve apuntando los puestos de los que iban llegando, jo, parece fácil desde fuera, pero tiene miga... Jajaja... Entre tanto, más saludos a amigos como Charlie, Mariño, Currito, etcétera.

Después, era el turno de los grandes, y justo unos minutos antes de salir, pude conocer a dos compañeros de mi club Camaleón, Jose e Isa, con los que pude compartir un rato de charla y después toda la carrera... Como el plan era hacer un rodaje fácil, e Isa debutaba en una carrera, decidí hacerle de liebre, y vaya bien que lo pasamos... Muchas risas, fotos, cachondeo y al final, ayudando a que hiciera un muy buen tiempo en su debut. Mis sensaciones, geniales, mucho mejor que en días anteriores y muy fácil y suelto a medida que transcurrían los kilómetros, siempre de menos a más, está claro que mi alma diésel no me abandona, jajaja, y que a más distancia mejores sensaciones... Por cierto, qué calor, horroroso, al menos las duchas que instalaron por el camino aliviaron un poco la temperatura.

Payaseando un poco, por cierto, vaya buena gente Jose e Isa, todo un descubrimiento

Después, duchita y a disfrutar de la noche de San Juan en Rota, cena en el Casino, restaurante de la Calle Charco que regenta el gran Barroso (otro crack! Por cierto, sitio muy aconsejable, todo riquísimo) y de marcha por ahí... Sssssssssssssssssss!! No digáis nada, pero me tomé algún que otro cubatilla!! jajajaja... Pero esto no son cosas para contar el blog!! jajajaja... :P

Aquí con mi compadre David, uno de los tíos más generosos que conozco, 
tengo la enorme suerte de poder ser su amigo. ¡Gracias por todo una vez más!

En definitiva, que estoy de vuelta, y que de momento, cero presión, cero agobios, cero planes de entrenamiento cerrados... Sólo disfrutar y mantenerme en forma poco a poco, ya llegarán tiempos de machaque.

Un abrazo a todos, amiguetes, en unos días os cuento más cosas.

domingo, 10 de junio de 2012

¡Mi primer Ironman! !Reto conseguido! Extreme-man Salou 2012


Hola a todos los fans y seguidores mundiales de STPYP!!

¡¡¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!! Conseguí mi gran sueño deportivo, ¡¡ser finisher en un Ironman!! Ese lejano sueño de hace tantos y tantos años, en que lo veía como una gesta de superhombres, como algo inalcanzable. Miraba en la tele las grandes gestas en Hawaii y se me caía la baba, aquello era una pasada. Pues bien, siento caer mitos, pero ni es de superhombres, ni de hombres de hierro, ni de elegidos, ni mucho menos imposible... Sólo se necesita constancia, fe en uno mismo, trabajo duro y si te lo propones de verdad, se consigue, no tiene secretos. Te lo digo yo, que hace dos años y pico no sabía nadar, que hace poco menos de cinco años, no sabía ni mantener el equilibrio sobre una bici y que pesaba 110 kgs. Como bien dice el genuino y original lema de este blog, "Si tú puedes, yo puedo", y en eso consiste todo, en creer en ti mismo, y si, como ves, un tío tan patata como yo lo ha conseguido, estoy convencido de que tú, que estás ahí leyendo esto, también puedes si te lo propones, sólo tienes que desearlo de verdad, poner los medios y el tiempo te pondrá en tu sitio. Las casualidades, no existen, sólo el trabajo duro y diario. Si yo pude, tú también puedes.

Pero, pasemos a la crónica, que es lo que muchos estáis esperando desde la semana pasada, ya que esta prueba donde lo he conseguido ha sido el "Extreme-man Salou Costa Dorada", celebrado en la turística Salou, en la provincia de Tarragona, el pasado 3 de junio, y claro, ha sido una semanita de desconexión que creo que me he merecido con mi familia, pues han sido muchos meses de duro entrenamiento, y sobre todo por mi mujer e hija, que se merecían ese descanso y desconexión. Como en otras ocasiones, vamos por partes, y vayan cogiendo leche y galletitas para el hambre, que esto va para largo... Jejeje...

1. Viaje y días previos

Salimos en mi coche para Salou el jueves 31 bastante temprano,en compañía de mi gran amigo Manuel Olmo (no os perdáis su blog)... Tras un miércoles bastante movidito por varias circunstancias y problemas personales en el que se trastocaron bastante los planes de viaje previstos, supimos reponernos y ser hombres de recursos, no dejándonos alterar por las circunstancias. Al final, se caía mi gran amigo Antonio "Er_Grande", una lástima, ya que hemos hecho todo el recorrido juntos y no llegar a la gran meta justo en el último momento es una putada, aunque estoy seguro de que en muy poco tiempo también conseguirá conseguir su sueño, el de ser padre ya lo tiene conseguido.

El caso es que hicimos un viaje de lujo, 950 kms que se nos pasaron volando entre conversaciones de todo tipo, batallitas triatléticas, descojone general y hasta pude ilustrarme con la sapiencia sobre castillos del amiguete Olmo, jajajaja, es un artista el tío... Menudo lote de reír.

Llegamos a Salou, descansamos y al día siguiente, pues probar un poco las bicis, nadar un poco en la playa con el neopreno y poco más. Luego, recogida de dorsales, donde pudimos conocer en persona a la gente de Bíoibérica (Artroactive), que nos trataron estupendamente, todo un encanto.

Vueltecita por la feria del corredor, muy bien montada y con buenos precios, me gustó mucho. Y luego, sólo quedaba descanso y más descanso hasta el gran día, aunque lo más importante es que pude saludar a buenos amiguetes como al gran Little John, mi entrenador Nacho, Juanlu y David del Camaléon y más triatletas de la zona. En general, había poco ambiente triatlético por la zona, al ser un sitio muy grande y turístico, pero era algo lógico, de todas formas, el gran día sí que se respiró triatlón por todas partes.

2. SWIM

4:00 AM. Esa fue la hora a la que sonaba el despertador, vaya pasada, y no precisamente por querer dormir más, ya que no soy muy dormilón, sino por tener que desayunar a esas horas... Puuuffff, literalmente me tenía que empujar la comida con los dedos para poder tragar, que fatiguita. Encima, yo soy de los que no desayunan recién levantado sino que dejo pasar un tiempecillo... Pero bueno, al fin conseguí tragarlo todo lo que debía, luego venían "vaciados varios", ya me entendéis, jejeje... Y luego, entre borrachos y marchosos de vuelta a casa, hacia la zona de salida donde ya esperaban las bicis desde el día anterior, con los nervios a flor de piel y con ganas de que empezara ya el show.

Ponerme el neopreno, dejarlo todo preparado, ver el recorrido, últimos saludos a los colegas, frases motivadoras y a desearnos suerte, que el tercer cañonazo se acababa de dar y había que empezar a competir, empezaba el ironman.

El circuito era de dos vueltas, una corta de 1550 metros y otra larga de 2250, saliendo a tierra entre medias. Me coloco en muy buena posición y no recibo ni un sólo golpe, parece que con la experiencia voy aprendiendo a colocarme bien y donde debo. Consigo ponerme detrás de un buen grupo de nadadores y hago una muy buena primera vuelta en 25 minutos, sin incidencia alguna, en un mar con buena temperatura, muy calmado, sin corrientes y sin medusas, algo así como una piscina grande, de lujo.

La segundo vuelta, la más larga, se me pasó volando también, cogí unos buenos pies y no los solté en todo el recorrido, nadando cómodo y fácil todo el rato, alargando mucho la brazada, economizando la patada, me sentía muy bien nadando, tantas horas de invierno en el agua estaban sirviendo para algo. Salía del agua en un espectacular tiempo de 1:04, y honestamente pienso que estaba algo corto el recorrido... Estoy mejor pero no para un tiempazo así, de todas formas, me quedo con la sensación de salir rodeado de triatletas y bien posicionado, y encima sin sustos ni golpe alguno y sin roces de neopreno ni molestias musculares, así que estoy muuuy contento. A señalar el tiempazo y puesto de mi entrenador, que salió del agua el 19, que bárbaro como nada el tío, es un crack.

Luego, a disfrazarme de ciclista, tomándome mi tiempo para darme protector solar, vestirme bien y estar cómodo, que serían muchas horas encima de la bici.

3. BIKE

Y con la bici, llegaba lo más duro y lo que me traía más dudas de toda la prueba. A priori, el recorrido era durísimo, pero después de hacerlo, os puedo decir que era más que duro, terrorífico. Se subían varios puertos de montaña, pero eso no era tan duro como el resto del recorrido, que exceptuando el principio y el final, era siempre subiendo o bajando, ni un metro llano, y con rampas que eran una verdadera locura, como por ejemplo, el rampón de 800 metros llegando a Gratallops, al 15%, y con muchos kilómetros ya en las piernas, que literalmente te mataba, era una pasada ver en el GPS velocidades de 7-8 km/h.

Lo metereológico tampoco ayudó mucho, salimos con baja temperatura y mucha lluvia los primeros 30 kms, y a partir de ahí empezó a subir la temperatura y a mantenerse una humedad del 85%, que hacía que más que sudar, regara la carretera, era como un grifo abierto todo el rato, increíble. Y eso suponía, estar todo el rato hidratándote y reponiendo sales como una bestia, todo el rato con el bote en la mano.

El primer puerto, La Mussara, lo hice a muy buen ritmo, iba pletórico de fuerzas y de moral, subiendo a mucha cadencia, y viendo como varios "tramposos" se enganchaban a mi rueda en la subida, pero no me importa, yo a lo mío que no era poco. Coronaba y tras un falso llano, llegábamos a una larga bajada donde me adelantaba hasta el apuntador... Jajaja... Se ve que algunos han entrenado bastante en la zona y entre que no me gusta arriesgar a esas velocidades y a que soy un cagoncete bajando, pues iba perdiendo mucho tiempo. Mejor eso que tener que abandonar por una caída, eso lo tenía claro.

Tras la gran bajada, llegaba a una zona de viñedos preciosa, también en terreno rompepiernas, para subir el segundo puerto importante, La Figuera, que me resultó bastante más corto que el anterior, pero con rampas más duras, lo que hizo que se me atragantara un poco... En esos momento, ya iba casi todo el rato muy solo, y entre esa soledad, el silencio y la belleza de los paisajes, era como para embriagarse con momentos realmente mágicos, donde se percibe de veras la belleza de este deporte. Luego, llegada al kilómetro 100 donde estaban las bolsas que dejamos con comida previa la salida. Allí me relajé un poco, me tomé un Ibuprofeno para el dolor de espalda, que era lo que peor llevaba y repanchingado en un poyete, me comí un sandwich de jamón york y queso que me supo a gloria, entre tanto gel y tanta barrita. Por cierto, los voluntarios de 10 todo el rato, que gente más buena y simpática, gracias a ellos podemos hacer estas locuras, que a nadie se le olvide; por ellos, no me sentí sólo ni aislado en ningún momento.

Tras eso, todo el rato sube y baja durísimo, lo peor de todo, donde ya dolía hasta el alma y donde cayó el segundo Ibuprofeno, y llegada al último puerto, Collroig, en el que mis abductores pidieron protagonismo y empezaron a acalambrarse un poco, así que todo el desarrollo metido y a subir como buenamente podía. Intentando engañar a mi mente, se me pasó rápido, menos mal, porque iba tocado ya.

Luego, larga bajada de nuevo y llano hasta Salou, al nivel del mar, donde sí que dí lo mejor de mí mismo, demostrando que por mis características, un perfil de este tipo tan montañoso no es el que mejor me va, y que algún día espero probar un ironman llano, donde seguro que puedo hacer un gran tiempo, para mi nivel claro está. En este terreno, no bajaba de 35 kms/h todo el rato, con tramos de más de 40 mantenido un rato... Me volvía a sentir fuerte, con ganas y deseando de llegar, se me pasó rapidísimo. Totalmente metido en el cuadro de mi bici, que por cierto, se comportó de manera espectacular, todo un acierto comprarla... La cantidad de cambios de plato y piñones durante toda la prueba ha sido brutal, y sin un solo fallo, ni lo más mínimo, tras esto, puedo asegurar que el Shimano 105 es un grupo de gran fiabilidad.

Y llegaba, por fin a Salou, de nuevo a disfrazarme, esta vez de corredor, el calor era sofocante, más de 30 grados y 85% de humedad, iba a ser muy muy duro, y a fe que lo fue.


4. RUN

"Sólo" quedaba un maratón... Con esta frase se resume muy bien lo que sientes cuando empiezas a correr, crees que es poco, pero es todo un maratón, 42'2 kms, algo que para muchas personas ya es en sí un reto, y encima, con condiciones extremas de calor y humedad, iba a ser muy duro... Aunque, claro, no todo el mundo tiene la suerte de poderse "dopar" como yo lo hice, y no os creáis que tomé algo ilegal, claro que no,
sino que allí estaban mi mujer y mi hija para darme toda la fuerza del mundo, para hacerme realmente invencible. Si encima me iban contando la que había liada en Facebook y por teléfono de la cantidad de amiguetes siguiéndome y esperando noticias, pues es que no podía reprimir las lágrimas y emocionarme.

El recorrido se trataba de 4 vueltas a un circuito de 10'5 kms, con una subida de 2 kms, no muy empinada pero matadora al final de cada vuelta... La primera vuelta, entera corriendo, parando sólo en cada avituallamiento, que no perdonaba para nada, allí, cada vez: Agua, sales, cola, agua por encima e incluso hielo en el trimono. De nuevo los voluntarios ayudando en todo, que gente más cojonuda, especialmente hubo uno en una de las curvas que incluso me obligaba a correr si me veía andar y encima contando chistes, que artista... Me quedé con las ganas de darle un abrazo, pero tenía pocas fuerzas para más ya.

La llegada a la media maratón, sin duda, lo más duro de todo, psicológicamente se me venía el mundo encima de ir tan reventado y que quedara aún la segunda mitad... Pero ahí es cuando más tiré de la frase "mantra" que me propuse los días previos a la carrera, "Soy una roca. No me pienso rendir", que me repetía una y otra vez hasta la saciedad, para que mi mente desbloqueara malos pensamientos en los malos momentos, que necesariamente tenían que venir, pues si fuera fácil no le llamarían a esta prueba "ironman". Por cierto, mágico consejo que me dio mi amigo Olmo, "Anda en las subidas y corre en las bajadas", parece obvio, pero os aseguro que me vino como agua de mayo.

Así y con la ayuda de mi peque y mi mujer y amigos, y reduciendo las metas, intentado llegar a cada avituallamiento como premio, fui sumando kilómetros y llegué a la última vuelta, por fin, más fresco de lo que esperaba, ya lo veía casi hecho y ya corría mucho más que andaba de nuevo. Una llamada telefónica con mi gran amigo Javi Sierra, diciéndome que estaban todos esperando el desenlace, y sólo quedaban 7 kms para disfrutar, ya no me lo iba a quitar nadie... Despidiéndome de todos los voluntarios, siempre con una sonrisa para todos, siempre bromeando toda la carrera, que es de lo que se trata, de disfrutar y de ser y hacer feliz a todos... Y cada kilómetro acordándome de alguien especial, los últimos dos kilómetros para mis padres -que ya no me podrán ver- y hermanos, y el final apoteósico lleno de lágrimas de pura alegría, para mi mujer y mi hija, sobre todo para ellas, que tanto me han aguantado estos últimos once meses de tanto trabajo, sacrificio y sufrimiento.

Foto impresionante, con mi hija corriendo hacia mí, con la bandera de mi Andalucía para entrar 
en meta juntos. Me encanta esta foto

Y llegaba a meta unos segundos antes de cumplir 5 horas de carrera, de la mano de mi hija, con la bandera de mi tierra, con todo lo que representa para mí, y con mi mujer esperando, mis primeras palabras para ella "Tú sí que eres una mujer de hierro, no yo", y no lo decía por decir, pues ella es parte importante de esto, pues sin su ayuda, no habría llegado a esto, su apoyo y paciencia ha sido fundamental.

 Me ponía de rodillas, brazos en alto, y de momento, un millón de imágenes pasaron por mi mente, toda mi vida por delante de mis pupilas, riendo y llorando al mismo tiempo, gritando de rabia y emoción. Había conseguido mi sueño, había vencido a mis limitaciones, a mis miedos, a mis fantasmas y a todo lo que se me haya puesto por delante. En ese instante, por primera y única vez en mi vida, me he sentido invencible y realmente duro. Duro como una puta roca.

Tiempo final: 14:49:39

5. Agradecimientos

- A mi mujer y mi hija, repito, por su amor, paciencia y dulzura. Aunque yo he cruzado la meta, en realidad hemos sido un equipo. Sin mi mujer, no habría llegado ni al primer mes de entrenamiento.
- A mis hermanos, por estar siempre ahí a mi lado, aunque algunas veces no comprendieran mi "locura".
- A mi grandísimo amigo, Javi Sierra, por su interés, apoyo y por estar ahí siempre. Sobran las palabras y él lo sabe.
- A mi entrenador, Nacho Jaén, ya que él me hizo creer que podría conseguirlo, que siempre estuvo ahí en la sombra, sin protagonismos, para ayudarme en todo... Sin él, tampoco habría llegado aquí, sin duda.
- A Fernando Chacón, por ayudarme tanto en pasarme material como en consejos y ánimos, y sobre todo en regalarme su alegría y amistad. Si tenéis que comprar zapas, no lo dudéis, él es vuestro hombre.
- A mi compadre, Manuel Verdugo, por su generosidad sin límites, él sabe por qué.
- A Carlos Boza, por prestarme generosamente su GPS.
- A mi monitores de la piscina de Bellavista, que me han animado y ayudado a ser un poco menos pez de plomo de lo que era.
- A mi compi Antonio "Er_grande", por todos estos meses de trabajo juntos entrenando y que él no ha podido plasmar en esta prueba, pero que pronto conseguirá muchas más. Es un fuera de serie.
- A mi gran amigo Fernando González, el que me metió el veneno del tri en el cuerpo, siempre me acuerdo de él en cada salida, antes de nadar... Gracias por prestarme la bici en los momentos que la necesité.
- Al Oscar "Tricaletero", Charlie, Migue Partepiedras, Olmo (gracias también por ayudarme tanto en Salou), Fernando Tragabuche, David Matraca, Barroso, Ale Canijo, Rafa Ruiz, Juampe Barroso, Rafa Vega, Cristina, David Leiva, Juanlu Mendoza, Luismi Sanabria, Dani Gomez, Irene, Luismi Velasco, Chema Maya, Jesús y Estefi, Luis Cruz, Marcos, Dani Pascual, Nacho Lopez, Alberto Bellota, Dani Hervas, a mis Botellines, a mis Hispas y a tantos y tantos compis con los que he entrenado estos últimos meses y de los que tanto he aprendido, espero que no se moleste nadie si me olvido de alguno.
- A mis pupila Inma Indiano, por ser una luchadora y hacerme sentir partícipe de sus éxitos personales, ya es maratoniana.
- A Pilar, por su amistad y sus ánimos, es una fuera de serie.
- A mi fisio, Cristina, que siempre estuvo cuando la necesité. Es la mejor recuperadora que conozco.
- A la gente de mi club CT Camaleón, que me hacen que luzca orgulloso sus colores. Es una responsabilidad para mí, mantener el nivel de simpatía y alegría en cada prueba, además del nivel deportivo, que existe y es muy alto en este club. Gracias de corazón, me siento muy feliz con vosotros, es una gran familia.
- A toda mi gente del Facebook y del blog, que siempre me habéis seguido desde el principio, que siempre tenéis palabras de ánimo y cariño para mí.
- A todos los que no me quieren bien y los que no deseen mis éxitos, porque me hacéis más fuertes y grandes cada día.
- A ti, que has llegado leyendo hasta aquí, porque si lo has hecho, es que te caigo bien seguro y te sientes identificado con mi forma de ver la vida y el deporte.

domingo, 27 de mayo de 2012

A 7 días de mi primer Ironman


Hola a todos los fans y seguidores de STPYP!!!

¡Cuánto tiempo sin escribir! Jo, más de un mes, no me lo perdono... Han sido tantos entrenamientos, tantas experiencias, tantos kilómetros, tantas dificultades, tanto sudor, tanto esfuerzo, tanto sufrimiento, tanta diversión... Tanto, que me resultaría imposible resumiros todo lo que he hecho en estas semanas desde que fui finisher en el Triatlón Half Ican Marbella. Más de mí, no puedo dar, ha sido un continuo goteo de entrenamientos de todo, y ahora, por fin, encaro la recta final, la última semana antes de estar en la línea de salida de mi primer Ironman, que es ya en sí un verdadero triunfo personal... Si soy capaz de llegar a ser finisher, entonces más que triunfo eso será la bomba. Se me pone la piel de gallina de sólo pensarlo, los ojos se me empañan, estoy verdaderamente emocionado y nervioso por el gran día, la culminación de mi gran sueño deportivo desde hace muchos años, no sé la de veces que me imaginaba consiguiendo realizar una gesta así y ahora que se acerca el momento, lo estoy saboreando con una gran intensidad, viviendo conscientemente cada momento que pasa.

En estas semanas, retomando el hilo inicial, parece que ha pasado más tiempo del que en realidad ha pasado, aunque se me haya pasado volando. La meteorología también ha influido en eso, ya que por aquí hemos tenido días de lluvia y frío invernal a días de verdadera calor de más de cuarenta grados. Menos mal que cada vez tenemos más horas de luz, porque se me quedaban cortas las horas del día para hacer todo lo que tenía que hacer... Supongo que comprenderéis mi ausencia bloguera, encima, actualizando facebook a diario, aún es más difícil.

Hace unas dos o tres semanas, fue lo más duro, semanas de más de 18 horas de entrenamiento cruzado, con la señal casi perenne en las cuencas de los ojos de las gafas de nadar, con el moreno en los brazos a capas del sol, desgastando zapas a ritmo endemoniado. Mucha tela. Ha habido días de querer abandonar, otros de subidón, otros de indiferencia, otros de cansancio (estos los más), pero siempre tenía ganas de seguir luchando al final, porque quiero sentir ese momento de ser finisher, quiero ver a donde soy capaz de llevar a mi cuerpo y a mi mente, tengo ganas de explorar mis límites y mis limitaciones, pero también de sacar a flote mis virtudes y mis mejores capacidades, que son pocas por cierto.

Al día de hoy se corresponde la foto de cabecera, una ruta tranquilísima, con cervecita post-ruta entre buenos amigos, con la tranquilidad de haber hecho los deberes y de que el cuerpo ya debe de empezar a descansar de verdad para que llegue a tope para la batalla final. Mi mente, hace tiempo ya que está preparada, forjada bajo el sufrimiento, indomable, rebelde y aislada del desaliento, después de tantas horas luchando bajo el sol de mi Andalucía. Ahora llega el momento, y aunque sé que no estoy solo, en esta batalla quiero estar cara a cara frente a mis miedos y a mis fobias, frente a mis dudas y mis límites... Tengo que hacerlo solo, es mi momento y no puedo rendirme, no voy a rendirme.

A la hora que escribo estas líneas, dentro de una semana, posiblemente no haya llegado a meta aún, pero sé que tú que me has leído desde hace años, desde que empezaba a volver a hacer deporte, cuando esto para mí era un sueño inalcanzable, sé que estarás ahí detrás de la pantalla con ganas de saber como me fue, apoyando mis locuras y escribiendo esas palabras de cariño que después de tanto tiempo sigues poniendo cada vez que escribo una entrada. El cariño y la amistad de muchos de vosotros, siempre lo tengo presente en cada reto, espero que esta vez me sigáis mandando buenas vibraciones. Pero también agradezco la visita del visitante esporádico que se atreve a leer un tocho así, o del que me pregunta y no vuelve más o del que llega a esta casa buscando otras cosas por la red. Todos sois bienvenidos y a todos os debo parte de este instante que estoy viviendo.

Nada más, amigos, las cartas están echadas, no hay más que decir, sólo lo de siempre, que pienso darlo todo y a sacar mi mejor sonrisa, que al fin y al cabo es de lo que se tiene que tratar un hobby, de disfrutar y de hacer felices a los que te rodean y a ti mismo.

Un abrazo para todos!! Y al líoooooooooooooooooo,!! :)

PD: "Soy una ROCA. No me pienso rendir", ese será mi mantra para el gran día.... Me gusta! ;)

viernes, 20 de abril de 2012

Half Ican Marbella 2012: ¡Reto conseguido!


Hola amiguetes y fans de STPYP!!!

¡Sí! De nuevo, ¡otro reto conseguido! Mi segundo medio Ironman en tan sólo un año, y este, mucho más valioso a mi entender que el del año pasado, a pesar de hacer peor tiempo, por dureza en general de la prueba, no tiene nada que ver con el de Lisboa. Pero aunque haya sido duro, también ha sido espectacular, en todos los sentidos, y mi nivel de satisfacción al llegar a meta, no tiene punto de comparación, estoy muy contento y satisfecho, por muchas cosas que ahora os explicaré. Y así, encaramos la parte final de este largo camino al Extreme-man de Salou, que empecé a recorrer hace unos meses y que me llevará, si no hay contratiempos, a la línea de salida de la prueba deportiva de un día más dura del mundo: El triatlón distancia Ironman... Ufff, se me pone la piel de gallina tan solo de escribirlo, pero no nos precipitemos, queda mucho por entrenar y ahora mismo por contar, que os tengo que contar mi última batallita. Poneos cómodos, que empiezo ya...

1. El viaje y los prolegómenos.

Recogida de dorsales, con mi compadre, Antonio y mi entrenador, Nacho. ¡Dos megacracks!

A las 9 de la mañana, partimos de Dos Hermanas, Antonio "Er Grande" y yo, cargados de maletas, de bicis y otros cachibaches triatléticos, pero sobre todo, cargados de ilusión por completar un gran reto y un importante test de cara a nuestro gran reto de Salou. Desayuno con buenos molletes por el camino y lo típico, mil y una conversación sobre nuestras experiencias deportivas, fotos para el facebook, risas y buen rollo... Se hizo corto el viaje y llegamos a Marbella casi sin darnos cuenta. Allí nos esperaba nuestro entrenador, Nacho, que al final también haría la prueba, pero que aún no lo sabía, ya que le dejaron un dorsal a última hora.

Una vez allí, recogimos dorsales y a la charla técnica, pero no podíamos dejar de mirar el estado del mar, vaya temporal: lluvia, viento, olas enormes... No podía creerme que iba a estar así la carrera, con ese mar, no iba a ser posible nadar, que mala pata, aunque al final, afortunadamente, mejoró.

De nuevo, al igual que en Lisboa, veía cuerpos superatléticos, maquinas de dos ruedas impresionantes, gadgets de todo tipo, y yo pensando siempre: ¡Vaya globero que soy! Jajajaja...

Estabamos entre hacernos la foto con Eneko o con el Tricaletero... No hay color, este tío tiene más arte! jejeje

Después, el check-in de bicis, y a comer como bestias, que había que rellenar al cuerpo de energía para lo que se avecinaba. A las 11, ya estaba en la cama, y dormí a pierna suelta hasta las 5:30, que había que empezar de nuevo, y sin ganas, a llenar el estómago.

Luego, a boxes, prepararlo todo, neopreno enfundado y vamos al agua.

2. Natación


Dan la señal de que podemos ir al agua, y allá que voy yo muy valiente y convencido... Terrible error, vaya tela como estaba el agua de fría... ¡A 15º! Según los termómetros, vaya pasada, hasta la arena estaba helada... Y claro, salí del agua y a esperar unos minutos con más frío que un pingüino meando, que bárbaro. Ahí me di cuenta de que iba a ser muy dura la cosa.

Bocinazo y al agua de nuevo, 700 triatletas en un palmo de mar, cada uno luchando por su sitio y yo que no me llevé ni un palo, ni un leve roce siquiera, empiezo a pensar que soy un tío con mucha suerte... Y así llegamos a la primera boya, nadando muy bien, en mitad del pelotón y con buenas sensaciones, a pesar de lo fría que estaba el agua, que te engarrotaba las manos y los pies. Giro a la derecha y empieza mi calvario particular nadando. Nadamos contra corriente, con mar de fondo y muchas olas tipo marejada (pequeñas pero muy seguidas), con las que trago agua saque por donde saque la cara para respirar llegando incluso a tener arcadas de tanto tragar agua, un coñazo. La segunda boya parecía que no llegaba nunca, se veía siempre muy lejos, y las manos se agarrotaban cada vez más, ya no era nadar por acabar antes, sino nadar por -literalmente lo digo y sin exagerar- salvar la vida, porque se convirtió en una odisea avanzar y parar de nadar era altamente peligroso. De hecho, hubo varios abandonos por el estado del mar con hipotermias.

Al fin, llegué al giro y a la tercera boya, y ya fue todo algo más fácil, a favor de corriente y con el espigón como referencia, era sólo cuestión de tiempo y paciencia llegar al final. Empecé a adelantar a gente y ya se me empezó a hacer menos tenso el seguir nadando. Aún así, la distancia extrañamente me parecía exagerada y más cuando al salir me dicen que llevamos 50 minutos. Me da una mezcla de bajón y extrañeza, esperaba hacer 40 como mucho, pero no 50... Después la organización ha confirmado que la distancia fue de 2.200 como mínimo, por culpa de que tuvieron que volver a ubicar las boyas por el mal estado del mar el día antes.



Así que salgo del agua en un penoso tiempo final de 52:24 y a por las cosas de la bici y sin sentirme las manos ni los pies, así es muuuuy difícil hacerlo... T1 en 8:35, un poco más y me da tiempo a leerme una revista, pero es que ponerme los calcetines fue muy complicado, de verdad, que pasada.

3. Ciclismo.


Arranco el sector ciclista con las zapas mal abrochadas... Empezamos bien, haciendo malabares para apretarlas ya que se ve que no tuve demasiada fuerza para hacerlo recién salido del agua. Pasado ese inconveniente, a tope lo que creía que sería más distancia llana, pero que se acababa muy pronto, tocaba subir y mucho... En total, 84 kms de circuito con 24 kms de subida, lo que endurecía sobremanera la prueba. El puerto de Ojén es un puerto que engaña, ya que aunque no tiene grandísimos desniveles, sí que es muy constante y al principio y casi antes de llegar al final, tiene varias rampas de más del 10% que te dejan tocadete, pero sólo es cuestión de paciencia y capacidad de sufrimiento e ilusión por terminar.

Trato de comer e hidratarme todo lo bien que puedo, y la verdad es que lo hago a la perfección, manteniendo hasta el final el mismo ritmo, haciendo las dos vueltas y subidas a Ojén en tiempos casi calcados. Los avituallamientos, de 10, había de todo y facilitado por los voluntarios, que fueron de lo mejor de la prueba. Después, venía la bajada, con mucho viento frío que cortaba, por el mismo sitio, muy rápidas, lo que se tardaba una hora en subir, se bajaba en media solamente, qué diferencia. Lo que más me entretenía era cruzarme con los de mi club, C.T. Camaleón, siempre da un subidón ver a compañeros y es que este club tiene algo especial, hay un compañerismo y un buen rollo que te hace sentir bien.

Por cierto, la última vuelta pequeña, un putadón, ya que tenías que volver a subir una cuesta interesante que te dejaba psicológicamente reventado, ya que cuando terminas las dos subidas, crees que no vas a tener que subir más y te deja clavado.

Con todo, acababa en 3:29:46 para 84 kms, pensando en que quizás había sido demasiado conservador en este sector y que podría haber arañado algo con un poco más de sufrimiento, pero... ¡Qué demonios! Tampoco se trata de acabar destrozado, que luego había que hacer una media maratón... Además, esta prueba tenía más de test que de otra cosa, mi verdadera meta está en Salou.

La T2, en 6:08, más rápido, pero tampoco para tirar cohetes, aunque algo más normal, ya que tuve que quitarme el maillot, y ponerme la gorra, etcétera.

4. Carrera a pie


Llego al sector en el que mejor me encuentro siempre, y esta vez, con la experiencia aún viva de lo que me pasó en el maratón de Sevilla y en Lisboa el año pasado, tengo claro que no volveré a tener problemas de deshidratación... Corro en todo momento pero en los avituallamientos prefiero perder un par de segundos en cada uno para beber sales y agua y tomar los geles sin problemas, que tener que petar al final y sufrir gratuitamente. Efectivamente, mantengo el mismo ritmo toda la carrera a pie, sin problemas de hidratación, a pesar del calor que empezaba a hacer, y a un ritmo muy parecido al de maratón, voy devorando kilómetros casi sin darme cuenta, encima saludando a amiguetes, compis de club, a voluntarios, a todo el mundo, hay que sonreir, disfrutar de lo que estás haciendo, transmitir buen rollo... ¿De qué me vale hacer 5 minutos menos si voy a llegar hecho un sieso y con mala cara para todo el mundo? No me merece la pena, no es mi guerra.

Disfrutando se pasa todo más rápido y así, con buenas sensaciones, encaro la meta, con una sonrisa de oreja a oreja, agradeciendo a mi mujer y a mi hija todo el cariño que me dan, una lástima que no estén allí conmigo, pero para otra ocasión será. Llego a meta en 1:49:52, con muy buenas sensaciones, emocionado y muy satisfecho, porque este medio ironman es casi "tres cuartos de ironman", de lo duro que ha sido y porque no tiene nada que ver con Lisboa, el año pasado... Además, vuelvo a ser finisher en un reto, este año se está presentado muy bien la cosa y estamos dando pasos firmes para llegar a Salou como tenemos que llegar, algo que tengo que agradecer sobre todo a mi entrenador, Nacho.



Medalla al cuello y finisher de nuevo, a pensar en seguir el camino y un poco de descanso para recuperar la musculatura, que quieras que no, ha sufrido, aunque haya llegado bastante fresco, incluso permitiéndome el lujo de correr el último kilómetro por debajo de 5'. El tiempo total, 6:26:44, posición 503, de 564 finishers y de más de 700 inscritos (muchos abandonos y descalificados por problemas con el último giro de la bici). ¡Estoy contento!

Esta foto resume todo el fin de semana en Marbella... ¡Pura diversión!

5. Agradecimientos

- A mi compi Antonio Vega y a mi mister Nacho, por el pedazo de finde que nos hemos pegado y porque sin su ayuda, ánimos y comprensión no hubiese llegado ni a la puerta de mi casa.
- A mi amigo Javi Sierra, aparte de por el gran cariño, admiración y amistad que nos profesamos, por haberme dejado su GPS sin dudarlo en cuanto lo he necesitado.
- A mi gente de los blogs y de Facebook, que me siguen, me alientan, me apoyan y que creen en mí, a pesar de todo. Ahora sois una parte importante de mis logros personales.
- A los que me leéis y todavía no pensáis que soy un loco, a los que os he inspirado para cambiar en algo, a los que mi ejemplo puede servirles.
- A mi fisio, Cristina, como siempre, por poder contar con ella cada vez que la necesito.
- A mi amigo Fernando Chacón, por toda la ayuda que me está prestando para mis retos, además del asesoramiento en material y por cuidar a todos los amiguetes que le mando a su tienda tanto como lo hace. No hay nadie que sepa más de zapas que él.
- A mi gente de mi nuevo club, C.T. Camaleón, por acogerme como lo están haciendo, es una gran familia, y ya me siento uno más.
- A mi hija y a mi mujer, porque sin ellas no hay nada.


Ahora, vamos retomando los entrenos poco a poco, que sólo quedan siete semanas para el Extreme-man, y hay que redondear la faena, que solo tiene una salida posible: La puerta grande. Así, tras dos días de descanso total y sin sufrir demasiada sobrecarga, he vuelto a los entrenamientos, algo suaves, pero entrando en dinámica, en el finde apretaremos algo más.

Así que, aún hay más, toca seguir luchando, pero estoy de subidón, claro que sí.

Abrazos y besos para todos! ;)



lunes, 2 de abril de 2012

Liado, sin tiempo, entrenando... ¡Sigo vivo!


Hola amiguetes, seguidores y lectores en general de STPYP!!

Uffff!!! Casi un mes desde mi última entrada! ¡Qué barbaridad! Entre entrenamientos, trabajo, familia, y que el facebook y las redes sociales en general parece que serán los que aniquilen a los blogs, me he llevado el mayor tiempo sin escribir aquí desde que abrí este blog, hace ya cuatro años... Y es que esto de la tecnología es así, se va avanzando y se tiende a ir a las noticias en tiempo real, aunque de momento, no voy a dejar este blog que tan buenas amistades y tan grandes satisfacciones me ha dado desde su nacimiento.

Pero bueno, vayamos a las noticias frescas... ¡Ya tengo nueva flaca! Sí! Mi nueva compañera de aventuras en la carretera ya llegó por fin, se trata de la BH Prisma full carbon, montada en Shimano 105 Compact, y la podéis ver en la foto de cabecera... Uffff, es preciosa!!! Doy fe de que la he probado bien este último mes, le estoy dando caña a tope y está respondiendo como una campeona... El cambio con respecto a mi antigua bici, pues simplemente brutal, pero más a nivel de comodidad, fiabilidad y aceleraciones que en rendimiento final expresado en km/h de media... En eso sigo siendo el mismo ciclista paquete de siempre... Jajajaja... Aún así, ya le han caído más de 900 kms desde que me la trajeron el pasado día 6 de marzo.

Además, he tenido grandes salidas en compañía de buenos amiguetes en estas semanas, gente extraordinaria de la que aprender en su compañía durante tantos kilómetros. Ellos son una parte importante de mis ganas de mejorar... En la foto de cabecera podéis ver un detalle de como nos lo montamos... ¿Quieres venir? Sólo tienes que apuntarte a http://www.facebook.com/Situpuedesyopuedo, y podrás ir viendo las quedadas que voy poniendo, están abiertas a todos los que queráis venir, solo es imprescindible la bici y ganas de disfrutar sobre ella siempre de buen rollo... ¡Un planazo!

¿Y corriendo que tal? Pues bien también, la verdad es que no lo descuido, eso sí, en volumen mucho más inferior a lo que hacía para el maratón, evidentemente, la perogrullada es obvia. Pero los 27-35 kms semanales no los perdono. Esto del triatlón de larga distancia es duro, duro de cojones.

A nado, pues donde más avanzo, metiendo palizones en el agua, que me hacen llegar exhausto a casa... Impresionante: sesiones de fondo, de series... De todo... Y duele, vaya como duele... Pero al menos aquí, se le ve la punta a tanto esfuerzo, y las mejoras están llegando rápidas.

Y es que dentro de nada, en 15 días, está ya aquí el ICan Marbella Half... Primera piedra de toque para mi debut en la distancia Ironman, el próximo día 3 de junio en Salou... Vaya tela!! Cuanto más entrenas, menos  te parece que lo hagas y más inseguro te sientes, es de locos!!! Jajajaja... Así que ahora en las dos próximas semanas, habrá un bajón de entrenos para llegar a Marbella con ganas de triatlón y de dar mucha guerra con las piernas fresquitas y a tope... Tengo ganas de volver a ponerme un dorsal y darlo todo, desde el maratón no lo hago, hay que economizar los esfuerzos y entrenar al máximo del tiempo del que dispongo.

En fin, amiguetes, espero no volver a escribir dentro de un mes, habrá que contaros como me fue en Marbella dentro de un par de semanas ¿No?

Por cierto, antes de terminar, me gustaría agradecer a mi gran amigo Fernando Chacon, de Emotion Running, toda la ayuda que me está prestando a nivel material y personal para mis grandes retos... Y es que este tío, a parte de ser el que más sabe de zapas de correr, es un fuera de serie como persona. Si queréis una tienda donde os aconsejen de verdad y os den el mejor servicio, no lo dudéis.

Abrazos y besos para todos! Ah! Y perdonad que no os escriba en los blogs... Os leo, os sigo, pero escribir en todos, y con mi jefe en el cuello viendo lo que hago me es del todo imposible. ;)

domingo, 4 de marzo de 2012

Entrenos y más entrenos, tras un breve descanso


Hola amiguetes del mundo STPYP!

Aquí estoy de nuevo, de vuelta ya de unos días de descanso algo obligados, por acabar algo tocado del maratón y de nuevo con una última semana de entrenamientos, variados y muy constantes, metido ya de lleno en la dinámica triatlética, que aparte de ser lo que más me gusta, es lo que toca por los grandes retos que van a llegar en menos de 90 días... ¡Glups! ¡90 días para el Extrememan! ¡No lo había pensado! ¡Qué miedo! Jajajaja...

Volviendo al post-maratón, pues sí, amiguetes, me dejó algo tocadete el maratón, el parte de guerra fue: una uña menos en el pie izquierdo, contracturas y sobrecargas variadas (a elegir, como en los mercadillos) que duraron 3 días,  y una bajada de defensas que terminó en un conato de gastroenteritis que me dejó fuera de combate algunos días... Aunque nada grave, incluso creo que me ha venido bien bajar el pistón algunos días y regenerar, el cuerpo es sabio y hay que escucharlo. Pero después de esos días, están llegando otros de vuelta de sensaciones buenas, de disfrutar entrenando y de ser disciplinado de nuevo... Y eso que aún no tengo mi bici nueva, por lo que las sesiones de ciclismo, las estoy haciendo con la BTT de mi colega Fernando González, al que tanto le debo, por su generosidad sin límites y la amistad que compartimos. Desde aquí me gustaría volver a darle las gracias una vez más. Pero claro, la BTT no es lo mismo que la bici de carretera y los primeros días, después de más de dos años sin montarme en una, han sido muy duros.

Pero como lo que no mata, te hace más fuerte, al final, he enlazado varios días muy buenos con ella, y ya no se me hace tan pesado. Respecto a mi nueva bici, pues esta semana debe de quedar todo solucionado, al final no será una Giant, como tenía pensado, sino que estoy entre otras dos marcas... ¿Cual será? Eso tendréis que descubrirlo la semana que viene, amiguetes... Lo que es seguro es que será de Carbono... Al final, termino cayendo en la tentación del carbono, que convencional soy!! Jajajajaja....

Respecto a correr, pues poquito, con una uña menos en el pie y muy hastiado de kilómetros maratonianos no son las mejores condiciones para dar mucha caña, aún así, me he marcado algunas sesiones buenas también... Aunque lo mejor de la semana ha sido nadando, donde he hecho mi record semanal de distancia y horas entrenando, haciendo unos 9 kms durante la semana, lo que no está nada pero nada mal... Vamos, que era casi lo que hacía en un mes el año pasado.

Ahora toca seguir entrenando, no queda otra, en un mes y pico, toca el Ican y como díje antes, en 90 días mi primer Ironman, casi ná! Y la cantidad de cosas que hay que organizar, en fin, no os mareo más.

Para terminar, os quiero enseñar el magnífico reportaje sobre el maratón de Sevilla 2012, de mi buen amigo Rafa Vega, para quien no lo conozca, se trata de un gran periodista deportivo de la televisión pública andaluza... Espero que os guste, por cierto, salgo en el minuto 2:15, no os lo perdáis:




Así que nada, amigos, no olviden supervitaminarse y mineralizarse, que esto no paraaaaaaaaaaaa!!

Abrazos y besos para todos!

PD: Muchas gracias a todos por los comentarios, llamadas, correos y palabras de ánimo y cariño que habéis tenido conmigo... No tengo palabras para agradeceros todo lo bueno que eso hace por mí. GRACIAS!

jueves, 23 de febrero de 2012

XXVIII Maraton Ciudad de Sevilla: ¡Y ya van tres!


Hola a todos los amiguetes y seguidores de STPYP!!!

Pues sí, amiguetes, ya van tres maratones de Sevilla en mis piernas -como pasa el tiempo- y una vez más, vuelvo a bajar mi marca personal en la distancia, dejándola en 3:43:40, arañando unos segundillos la del año pasado... Aunque no pienso engañaros, no era la esperada, sobre todo si pensamos que llegado el km 39 iba para rondar el 3:36, pero al fin experimenté lo que es el muro o el hombre del mazo, y la verdad es que hubo hundimiento final grande, algo que no esperaba pero que todo maratoniano debe de tener en cuenta que puede llegar en algún momento. Aún así, no estoy triste -aunque fue menos celebrado que los otros dos ciertamente-, pero tampoco eufórico, sólo me queda el regustillo de haber luchado, haberlo dado todo y haber llegado a la meta como un luchador, porque... ¿Quien dijo que esto de hacer maratones era fácil?

Vayamos por partes...

1.- La previa.


Bonito sábado que pasamos en El Fuerte de Isla Mágica... Yo ya había recogido mi dorsal el día antes y tras una mañana tranquilita y descansando en casa, fuimos a la comida de la pasta que organiza el IMD previo al maratón... ¡Gratis para mí, para mi mujer y para la peque! Está genial. La comida no es de Ferrán Adriá, pero, por lo que vale la inscripción no se puede pedir más... Además, bolsa del corredor con prendas de calidad, y muchas atenciones más, por algo es la mejor de España.

Allí pude pasar un rato agradabilísimo con algunos de mis grandes amigos: Javi Sierra, Antonio Vega, David "Matraca", Abuelo Runner, Oscar Tricaletero, Charlie, Pepe Trianón, y muchísimos más (espero que no se moleste nadie, la lista sería eterna), con los que tuve el gusto de charlar sobre nuestras aficiones en común, gente buena de verdad.

Después de la comida, pues para casa y a terminar de prepararlo todo para el día siguiente, ya sabéis la liturgia que rodea al maratón, es como velar armas para un guerrero.

Los hidratos de los últimos días, ya empezaban a salir hasta por las orejas.


2.- La carrera.


A las 8:00 de la mañana habíamos quedado mi gran amigo Antonio "Er Grande", mi compi de aventuras deportivas este año para ir para el estadio de La Cartuja... Ya desayunados y con todos los "deberes" hechos, ya me entendéis, que no quiero ser escatológico. Después de un atasco impresionante para acceder al estadio, llegamos con tiempo pero no con el que esperábamos, quedaba sólo media hora para empezar y empezamos a estresarnos un pelín.

Así, que sin tiempo para mucho, cambiarnos y salir pitando, últimas necesidades fisiológicas y a calentar. La temperatura perfecta, fresquita, pero se preveía que el Lorenzo iba a pegar de lo lindo.


Comienzo un poco agobiante, con mucha más gente que en años anteriores y el típico embudo en la salida del estadio, un poco pesada. Son las cosas de la masificación. Empiezan a caer los kilómetros casi sin darnos cuenta, casi siempre rondando los 5:00 min/km. 

Pasamos el Parque del Alamillo, y llegamos a Barqueta, km 10, ya queda menos... Los kilómetros siguen cayendo entre risas y buen rollo, siempre a 5:02 de media, y me sentía genial... Llegamos a la media maratón en 1:46, lo que había planeado y llegábamos en perfecto estado de revista. A partir del 24 empezaban a sentirse los kilómetros en el cuerpo, pero seguíamos bien, en todo momento acompañado por mi amigo Javi Sierra, pilar importante en mis últimos dos maratones.



Al llegar al campo de su Majestad, el Real Betis, subidón de adrenalina y a seguir corriendo, pero seguidamente pasaron algunas cosas que cambiaron el devenir de mi carrera... Javi tiene que desahogar la vejiga y lo tengo que dejar atrás, no estoy en esos momentos para bajar porque podría terminar petando yo. A partir de ahí, km 30, en solitario hasta el final. Se hizo duro. 

Aún así, llegaba al km 36 en 5:03 min/km, genial, me las prometía muy felices... A 25º ya de sol sobre la cabeza, empezaba a endurecerse la carrera de verdad... Grave error que cometí al no tomar sales en ningún puesto, sólo agua, ya que en mis anteriores maratones no me hizo falta y pensé que aquí tampoco, pero claro, en los anteriores hacía entre 10 y 15 grados menos... Imperdonable.

Llegaba a Barqueta, y llegaba al 38 en 5:05, y a partir de aquí, pongo el modo "llegarcomoseamiratroncoquenollegas" y en el 39 empiezo a sufrir como un perro, tanto que me tengo que poner a andar (nunca parar del todo) en el 40, y empiezo a dosificar mi dolor y sufrimiento, corriendo y andando como puedo, en un verdadero calvario y en una sangría de tiempo perdido que ya me empezaba a importar poco, el objetivo era llegar. 

¿Cómo se puede correr 40 kms y empezar a andar a 2 kms de la meta? Inexplicable aquí leyendo sentado, pero totalmente entendible por cualquier maratoniano. Lo sabes bien, ¿A qué sí? 


Y así, llegaba al tartán del estadio, con la fe inquebrantable de hacer toda la distancia corriendo para que no me vieran ni mi hija ni mi mujer sufrir, pues por ellas me debo y dedico tanto esfuerzo, e incluso ese beso y esa sonrisa cuando llego a meta. Son lo mejor de mi vida. Este maratón es dedicado a ellas, al 100%.

Llegué a meta en 3:43:40 de tiempo real (desde cruzar salida y meta), 12 segundos menos que el año pasado a pesar de todo, con sensaciones agridulces, pero contento por ser tri-maratoniano, nunca mejor dicho con los retos que se me avecinan... Jejejeje...

 A los colegas, hayan o no cumplido sus marcas, darles la enhorabuena, hay que ser muy duro y muy fuerte para plantearse siquiera estar en la salida. Siempre hay que pensar en positivo.

Y un especial saludo a mi mister, Nacho, su generosidad no tiene límites, y sin su ayuda, no habría mejorado ni un segundo mi marca.

Ahora, como el año pasado, unos días de descanso, que me están viniendo de perlas pues no he recuperado como otras veces (estoy pagando la deshidratación) y a seguir luchando para los retos que se avecinan, Ican Marbella y Ironman Salou. Queda mucho por sufrir, disfrutar, luchar y sentir, es un camino duro, durisimo, pero es el camino que he elegido yo, y eso, en los tiempos que corren, no es poco, queridos amigos.

Abrazos y besos para todos!